Todos los años el Oscar al mejor montaje es un indicativo bastante acertado de por dónde van los gustos de la Academia sobre la mejor película del año. Con la ampliación a 10 candidatas, era de esperar que todas las nominadas en esta categoría también lo fueran en la principal. Este es un año en el que por fin se han rendido a la ciencia ficción de calidad (Avatar, District 9), aunque se haya quedado fuera el estupendo montaje de Star trek. También han entrado los éxitos de la crítica En tierra hostil y Malditos bastardos, ambos excelentes trabajos. La sorpresa es la inclusión de Precious, que le arrebata la candidatura a otros títulos que quizá se lo merecían más como Up in the air o Up.

{flv width=”600″ height=”369″ img=”videos/oscatlon2009/montaje1.jpg”}oscatlon2009/montaje1{/flv}

Stephen Rivkin, John Refoua y James Cameron por Avatar

Tras ganar el Oscar hace 12 años por el montaje de su anterior película, Titanic, el realizador James Cameron ha contado en esta ocasión con la colaboración de Stephen E. Rivkin, curtido en la saga Piratas del Caribe, y de John Refoua, montador proveniente del mundo de la televisión (CSI Miami, Dark angel). Para dar ritmo a la revolución tecnológica y taquillera que ha conquistado a medio mundo han optado por un montaje clásico de cine de aventuras y ciencia ficción. Intachable, sí, pero también poco arriesgado. Al igual que en otros aspectos de Avatar como la fotografía, la dirección artística y, por supuesto, los efectos especiales, se advierte notablemente el empeño por innovar, a la hora de abordar la edición no consigue elevar el resto de los elementos (música, sonido) para conseguir momentos memorables. Se limita a engarzarlos, que no es poco y en ese sentido cumple en su función. Pero este año hemos visto trabajos mejores.

{flv width=”600″ height=”369″ img=”videos/oscatlon2009/montaje2.jpg”}oscatlon2009/montaje2{/flv}

Julian Clarke por Disctrict 9

Para el verdadero sleeper del año, District 9, esa suerte de V meets the apartheid, el joven director surafricano Neill Blomkamp ha contado con Julian Clarke para las labores de montaje. Clarke, canadiense de 33 años, es un todoterreno que viene del mundo del montaje de guerrilla en los sectores de la televisión (The stagers), el cine de serie B… o Z (Postal, de Uwe Boll; o Severed) e, incluso, el directo a vídeo (Barbie Fairytopia!). Pero el talento surge hasta de los lugares más insospechados y su trabajo, que se enmarca al principio bajo el falso documental para luego derivar en la acción más frenética es digno de todos los elogios. Además fue nominado igualmente por el ACE. Para Clarke ya es suficiente premio el que con esta película se le hayan abierto las puertas al cine mainstream de par en par.

{flv width=”600″ height=”369″ img=”videos/oscatlon2009/montaje3.jpg”}oscatlon2009/montaje3{/flv}

Bob Murawski y Chris Innis por En tierra hostil

A Bob Murawski y Chris Innis les presentó Sam Raimi cuando trabajaron juntos en 1995 como montadores de la serie de culto American Gothic, que producía Raimi, y llevan siendo pareja (profesional y sentimental) los últimos 15 años. Murawski ha seguido trabajando con Raimi en la trilogía de Spiderman y en Arrástrame al infierno y Innis, cuyo mentor fue el maestro Pietro Scalia (JFK), ha estado algo apartada de la industria. Pero ahora han vuelto a juntar sus talentos para este encargo de Kathryn Bigelow, la tensa bajada a los infiernos del grupo de artificieros de En tierra hostil. El pulso que proporcionan a la película, apoyándose en un diseño sonoro excelente, es uno de los mejores aciertos de un film que reta al espectador constantemente, dejándole sin aliento. Ganaron el premio de la ACE y muy mal se les tiene que dar la noche para que no se lleven el Oscar. A no ser que Cameron arrase.

{flv width=”600″ height=”369″ img=”videos/oscatlon2009/montaje4.jpg”}oscatlon2009/montaje4{/flv}

Sally Menke por Malditos bastardos

El nombre de Sally Menke ha estado desde siempre íntima y directamente relacionado con el de Quentin Tarantino. Montadora de todo el cine del director, desde Reservoir Dogs hasta la que nos ocupa, Malditos bastardos, consigue ahora su segunda nominación tras la que le reportó Pulp Fiction. Su compenetración con el realizador está a la altura de grandes tándems de la historia como el de Scorsese-Schoonmaker. Menkes logra transmitir el ritmo que busca Tarantino en cada secuencia, algo más evidente aún si cabe en Malditos bastardos. La dilatación de la narración, las explosiones de violencia, todo está medido a la perfección. Es un trabajo verdaderamente notable que bien podría ganar la estatuílla, pero creemos que ésta sólo está reservada a alguna de las películas que tiene posibilidades reales de ganar el premio a la mejor película.

{flv width=”600″ height=”369″ img=”videos/oscatlon2009/montaje5.jpg”}oscatlon2009/montaje5{/flv}

Joe Klotz por Precious

El intruso en esta categoría es Joe Klotz. Relacionado principalmente con el cine independiente (Junebug, Choke, La vida sin Grace), su labor para Precious es relativamente plana, aunque la responsabilidad de esto es del director Lee Daniels más que de él. La textura de telefilm que busca (¿conscientemente?) el realizador, se contagia al montaje, salvo en las secuencias oníricas, que, por otra parte, tampoco son nada del otro mundo. Alternando entre los primerísimos planos y una estética de documental sucio logra enmarcarnos en la historia, pero apenas nos arranca ninguna emoción. Esta plaza debería haber ido para la contención de Dana E. Glauberman (Up in the Air) o la agilidad y viveza de Kevin Nolting (Up).
Ganará: AvatarDebería ganar: En tierra hostil

Tu quiniela: