Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.

Poco a poco, los responsables de la entrega de los Oscar de este año, Adam Shankman y Bill Mechanich, van conformando su equipo. Tras contratar a Steve Martin y Alec Baldwin para conducir la ceremonia, han anunciado que el director será Hamish Hamilton, que el creador de los decorados será David Rockwell (que repite del año pasado) y que la música correrá a cargo de Marc Shaiman, que ya escribió varios números musicales para entregas de los Oscar.

Estos nombramientos son una mezcla de movimientos lógicos y sorprendentes. Por un lado, el puesto de director, que viene a ser el realizador de la retransmisión, ha recaído en Hamish Hamilton, sin experiencia en los Oscar y que proviene del mundo de la música. Ha realizado diversos eventos de la MTV y conciertos de U2, Neil Diamond, Josh Groban, Stevie Wonder y Christina Aguilera.

Los decorados, en cambio, repiten responsable: David Rockwell, el mismo que el año pasado deslumbró con su escenografía que convirtió el teatro Kodak en una sala fiestas, en un plató de rodaje y en una sala de sonorización sucesivamente. Su trabajo fue clave en la aplaudida renovación de la ceremonia en la pasada edición.

Y para la música se ha buscado al único hombre posible: Marc Shaiman. El compositor fue un estrecho colaborador de Adam Shankman en Hairspray, pues el musical es obra suya y participó activamente en la adaptación al cine. Además, ha escrito varios de los números musicales de apertura de la ceremonia de los oscar, tanto para Billy Crystal como para Hugh Jackman. En su historial figuran cinco nominaciones a los Oscar aunque, por ahora, ninguna estatuilla.