Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.

Al ya perenne desafío de la seguridad en un evento del calibre de los Globos de Oro, este año se añade una nueva amenaza aún más difícil de sortear: el servicio meteorológico espera que esta tarde caiga sobre California la peor tormenta de la última década.

La organización ha cubierto toda la alfombra roja con carpas en la esperanza de que sea suficiente para que el desfile de las estrellas se desarrolle con normalidad. El fenómeno meteorológico se trata de un “río atmosférico”, una estrecha banda de humedad concentrada en la atmósfera que transporta vapor de agua. Suelen tener varios miles de kilómetros de longitud y algunos cientos de kilómetros de ancho y uno solo de ellos puede llegar a transportar un flujo de agua mucho mayor que el de cualquiera de los grandes ríos de la Tierra. Aunque la zona más afectada está siendo la parte norte del Estado, también se esperan grandes precipitaciones en el sur.

La alfombra roja de los Globos de Oro está lleva una mala racha de problemas. El año pasado se implantó un sistema de seguridad que resultó desastroso: los invitados debían aparcar su coche en Century City, una zona comercial próxima, y se les trasladaba en autobuses lanzadera hasta el hotel Beverly Hilton. Fue un caos: algunos invitados esperaron durante más de una hora al terminar la gala antes de ir a las fiestas posteriores.

En 23014, la alfombra roja sufrió graves daños pocas horas antes de empezar el desfile de estrellas por la rotura de una canalización de agua, que inundó el lugar por el que debían pasar los invitados.

> GLOBOS DE ORO 2017: Toda la información sobre los premios