Peter Dinklage - Juego de Tronos

EMMY 2011: Actor de reparto en drama

Tras el fin de Perdidos y con el cambio de fechas de la última temporada de Breaking Bad, los últimos ganadores en la categoría de mejor actor de reparto en drama de los Emmy están ausentes de la carrera de este año. Lo que deja el camino abonado para que otro recoja el testigo. Dos actores repiten nominación, pero también encontramos cuatro caras nuevas. Veámoslas.

André Braugher - Men of a certain age

Andre Braugher por Men of a Certain Age

La fructífera relación de Braugher con los Emmy lleva ya 15 años. Ésta es su sexta nominación, tras haberse llevado ya dos premios, uno como protagonista del drama policiaco Homicidio y otra por la miniserie de la FX Ladrón. Es de esos actores que combinan a la perfección su carrera cinematográfica (Salt, La niebla de Stephen King) con la televisiva. Este año compite por segunda vez consecutiva por su Owen de Men of a certain age, drama generacional (de la generación de los cincuentones) que emite la TNT. Para el que firma es un producto con el mínimo interés, protagonizado por el insoportable Ray Romano. Pero es precisamente el personaje de Braugher lo único salvable de la serie, el centro cabal que equilibra los extremos que representan el mujeriego al que da vida Scott Bakula y el inseguro de Romano. En ‘Let the sunshine in’ se van los tres a Palm Springs a hacerse una colonoscopia, viaje que despierta en ellos todos los clichés sobre intervenciones médicas anales que se espera de un grupo de amigos de mediana edad. Argumentazo. En un año en el que puede pasar de todo no deberíamos descartar su victoria, pero desde luego hay candidatos mucho más interesantes.

Josh Charles - The Good Wife

Josh Charles por The Good Wife

Han pasado ya más de dos décadas desde que Charles se diera a conocer al mundo en ese canto generacional que fue El club de los poetas muertos. Y a pesar de que es un intérprete con sobradas cualidades, los premios siempre le han ido esquivando. No importa que confeccionase un personaje interesantísimo y lleno de aristas en En terapia, o que participase en un producto de culto firmado por Aaron Sorkin como Sports night, cuando llegaban las nominaciones su nombre nunca salía. Pero eso ha cambiado con la llegada de The Good Wife. Su Will Gardner, como la propia serie, ha ido creciendo conforme pasaban los capítulos y ha pasado de ser a la vez mentor e interés romántico de la protagonista, a llevar las riendas de algunas tramas él solo. La suya es una interpretación sin aspavientos, pero que ha ido ganando en carisma y relevancia episodio a episodio hasta alcanzar cotas de genialidad, como en el final de la temporada, ‘Closing arguments’, con el ya famoso final en el ascensor. Quizá no sea de los candidatos con más posibilidades, pero ya tendrá otras en los años que le quedan a la serie.

Alan Cumming - The Good Wife

Alan Cumming por The Good Wife

El escocés Cumming es toda una rara avis en el panorama audiovisual contemporáneo. Es capaz de participar en las producciones más horrendas (La máscara 2 o la saga Spy Kids), soltar toda la pluma que puede y más en títulos como Burlesque, coquetear con los superhéroes en X-Men 2… y de repente componer un personaje interesantísimo y que ha sido en gran parte responsable de la subida de nivel en la segunda temporada de The Good Wife: Eli Gold, el responsable de la campaña política del personaje de Chris Noth. Parcialmente inspirado en Rahm Emanuel, antiguo jefe de personal de Barack Obama y actual alcalde de Chicago, los tejemanejes que, capítulo tras capítulo, va maquinando para subir la popularidad de Peter Florrick y descalificar a sus competidores, han sido algunos de los momentos más disfrutables de la televisión de este año. Con ésta consigue su segunda nominación tras ser candidato el año pasado como invitado por el mismo personaje. Lástima que en esta ocasión el capítulo escogido sea ‘Silver bullet’, uno de los centrados en la trama romántica que ha tenido con el personaje de America Ferrera. Si hubiese optado por algún otro centrado en su trama profesional, podríamos afirmar casi sin dudarlo que el premio es suyo. Aunque, de nuevo, insistimos en que este año puede suceder cualquier cosa.

Peter Dinklage - Juego de Tronos

Peter Dinklage por Juego de tronos

Es cuando menos curioso que el único intérprete nominado de entre todo el excelente y eminentemente británico reparto del nuevo buque insignia de la HBO, Juego de tronos, sea el único estadounidense. Tras darse a conocer a todo el mundo hace 8 años en esa pequeña joyita que fue The Station Agent (Vías cruzadas), hemos podido ver el particular físico de Dinklage en largometrajes como Un funeral de muerte (la inglesa y la americana) y en series como Nip/Tuck. Dar vida al que probablemente sea el personaje más carismático de la saga de libros de ‘Canción de hielo y fuego’, y sin duda uno de los más queridos, Tyrion Lannister, iba a ser un reto de altura. No muchos actores daban el perfil para poder encarnar al cínico y mujeriego Gnomo, pero sin duda Peter Dinklage era una de las primeras opciones. Una vez vista la primera temporada de la serie, uno no puede imaginar a otro actor dando vida al personaje. No podía ser nadie más. El personaje bombón y el actor perfecto para interpretarlo se combinan en una apuesta ganadora. No puedo poner la mano en el fuego y afirmar que se llevará el premio, pero, y aunque le quedan aún muchas más oportunidades, para mi debería llevárselo.

Walton Goggins - Justified

Walton Goggins por Justified

Uno de los mejores secundarios de la actualidad, Goggins, ya nos fue mostrando su mejoría interpretativa durante los siete años que duró The Shield. Su Shane fue creciendo temporada a temporada hasta alcanzar instantes realmente sobrecogedores en la séptima y última. Una vez finalizada, y tras participar en algunos productos para la pantalla grande como Predators, se incorporó al proyecto de Justified, policiaco rural y testosterónico que hereda un poco el tono de aquella que le dio a conocer. Boyd Crowder, su personaje, es el hilo evolutivo que acompaña los casos aislados del Marshall Raylan Givens (Timothy Olyphant), un personaje que ha pasado de ser uno de los enemigos más buscados del Estado, a buscar a una redención religiosa, hasta finalmente intentar comenzar de cero y dejar atrás su turbio pasado. En ‘The I of the storm’ vemos precisamente cómo busca adaptarse a una rutina envuelta en tranquilidad y sosiego… hasta que le vuelven a ofrecer participar en un crimen. Precisamente como premio a la construcción de un personaje con tantos recovecos, no nos extrañaría si el 18 de septiembre les vemos a él y a sus pelos de loco subiendo a recoger un Emmy.

John Slattery - Mad Men

John Slattery por Mad Men

Cuatro años de Mad Men y cuatro nominaciones para Slattery y su Roger Sterling. En otras ocasiones siempre había un intérprete de Perdidos o un Aaron Paul para aguarle la fiesta. Pero este año en el que las quinielas están tan abiertas, y sin competición fuerte a la vista, puede que sea su oportunidad. La única pega que podemos ponerle es que quizá esta temporada no haya estado tan pletórico e interesante como en otras. Anteriormente, con sus líos matrimoniales y sus problemas de salud dio mucho juego. Se convirtió en un referente carismático y un complemento perfecto en el que Don Draper podía mirarse… para no parecerse en algunos aspectos. Este año su descenso profesional a los infiernos, con la pérdida de una de las cuentas más importantes de su empresa de publicidad, nos ha mostrado posiblemente al Sterling más apagado y derrotado. Afortunadamente el episodio que ha elegido, ‘Hands and knees’, es uno de los más emocionales al retomar por unos instantes su relación con Joan (Christina Hendricks), de lejos lo más interesante del personaje. ¿Logrará, al igual que su compañero Jon Hamm, decir este año “a la cuarta va la vencida”?

Ganará: John Slattery por Mad Men

Debería ganar: Peter Dinklage por Juego de Tronos