Se enviará la contraseña a tu correo electrónico.

Muy pocas novedades en esta categoría respecto de ediciones anteriores, sobre todo en serie dramática. Mismas caras y probablemente misma premiada. En comedia, parece que será una de las nuevas la que se lleve el gato al agua (haciendo doblete), mientras que en miniserie/telefilme la juventud tendrá que doblar el lomo ante la veteranía.

Mejor actriz de reparto en serie dramática

anna-gunn-ozymandias-2

Por Bernardo Pajares. Que los votantes de los Emmy adoran Downton Abbey es un hecho probado. La ficción británica, que está a punto de estrenar su quinta temporada en ITV, ha conseguido colar a dos de sus actrices en la categoría de reparto, Maggie Smith y Joanne Froggatt. Este sería el tercer Emmy para la veterana actriz que da vida a Violet, la condesa viuda de Grantham, y el primero para Froggatt, que ha enviado a la academia el capítulo en el que su personaje sufre una brutal agresión sexual. Al que firma estas líneas le tiembla la mano al decidir entre la ganadora del año pasado Anna Gunn, esa esposa y madre aterrorizada que se rebela en el desenlace de Breaking Bad, y Christine Baranski, nominada por The Good Wife. Ambas suman motivos de sobra para merecer la victoria, aunque sin duda es Gunn la que tiene mayor carga dramática. La escena de la pelea entre Skyler y Walter con su hijo de por medio que, recordemos, termina con un magnífico plano de ella arrodillándose desesperada en mitad de la calle (“Ozymandias”), es uno de los momentos más intensos que hemos vivido en toda la serie. ¿La beneficiará no tener que competir contra Michelle Monaghan (True Detective)? Más sutil, acorde con el entorno jurídico en el que se mueve su personaje en The Good Wife, es la interpretación de Baranski. Su candidatura la refuerza “The last call”, el episodio en el que Will (Josh Charles, también nominado en el apartado masculino) es asesinado en el juzgado. Elegante y contenida, la actriz conmueve sin recargar, ofreciendo una equilibrada interpretación que por un lado muestra el dolor por la pérdida y por otro reacciona tajante a la hora de tomar decisiones en el bufete. No parece que Christina Hendricks, que iguala las cinco nominaciones de Baranski (aunque esta ganó ya un Emmy por Cybill en 1995) tenga posibilidades tampoco este año. Decimos esto a juzgar por lo poco que hemos visto de Joan en la última tanda de episodios en Mad Men. La Hendricks es maravillosa cuando tiene las líneas de diálogo adecuadas, y no es el caso de “The strategy”, el capítulo en el que la pelirroja rechaza la proposición de matrimonio de conveniencia que le hace Bob Benson. Cerramos este análisis con la única primeriza del sexteto en estas lides: Lena Headey (Juego de Tronos) ha conseguido un puesto en una categoría tan reñida gracias a “The lion and the rose”, y más concretamente a la escena de la muerte de Joffrey en la ‘Boda Púrpura’, aunque cuando más disfruta de Cersei el espectador es cuando saca toda su bilis para aplastar a sus enemigos. Pero esta vez incluso la reina tendrá que esperar su turno.

Ganará: Anna Gunn por Breaking Bad
Debería ganar: Christine Baranski por The Good Wife

 

Mejor actriz de reparto en serie de comedia

McKinnon

Por Pedro Moral. ¿Será éste el gran año para Mayim Bialik? La actriz que resucitó Big Bang con su excéntrica y tierna doctora Amy Farrah Fowler se merece algo más que tres nominaciones seguidas. Si bien no está tan bien pagada como sus compañeros de reparto (ellos han igualado las cifras de los actores de Friends) se merece tener un Emmy bajo el brazo. Sin embargo, este año vuelve a tener difíciles competidoras. Julie Bowen repite por quinto año consecutivo con Claire Dunphry, su personaje de Modern Family. La madre sobreprotectora cuyo alma libre sale al exterior sin avisar y que en la última temporada se descubre como una ex universitaria promiscua. Bowen ya ha ganado dos veces el premio, es complicado que repita pero ¿quién sabe? Una actriz que se estrena en esta candidatura es Allison Janney por su papel en Mom, la adicta a las drogas y el alcohol Bonnie. Janney es una veterana en los premios Emmy, por su papel de C. J. Cregg en El Ala Oeste de la Casa Blanca ganó cuatro premios. Sería bonito que su vuelta fuera celebrada con dos premios (ya se llevó el de Mejor actriz invitada en drama el sábado pasado), pero sería demasiado prematuro para una serie que todavía no ha calado ni en los espectadores ni en la crítica, por mucho que ella esté maravillosa. La presencia de la omnipresente Orange is the new black está a cargo de Kate Mulgrew; la actriz interpreta a una reclusa que fue dueña de un restaurante y que trabajó con la mafia rusa. En la cárcel es la encargada de la cocina hasta que se la acusa de contrabando de comida. Su papel no es de los que más resalte en la serie cómica revelación de este año pero nunca se sabe. Kate McKinnon es otra de las grandes candidatas, sus colaboraciones en Saturday Night Live siguen siendo de las más brillantes, desde su imitación de Bieber hasta su baile estilo Ellen Degeneres pasando por la implacable rusa Olya Povlatsky. Y para terminar, Anna Chlumsky, otra conocida de la candidatura. Es el segundo año consecutivo que la actriz está nominada por su papel de Amy Brookheimer, la jefa del gabinete de la vicepresidenta Selina Meyer en Veep. La chica de Mi chica está cada año más cerca de conseguir el Emmy, pero me da que va a tener que sufrir tanto como ese sacrificado ángel de la guarda que interpreta en la serie.

Ganará: Mayim Bialik por Big Bang
Debería ganar: Kate McKinnon por Saturday Night Live

 

Mejor actriz de reparto en miniserie/telefilme

JuliaRoberts

Por María Pérez. Como sucedía en la categoría de actor de reparto, hay una serie que concentra un mayor número de candidaturas que las demás, y muy justificadamente por lo que dijimos en el análisis de la categoría de reparto. En las tres temporadas de American Horror Story, las mujeres han tenido un peso mayor que en otras series, y además Ryan Murphy cuenta con un grupo de buenas actrices que parecen confiar en él a ciegas, sea lo que sea que planee para ellas. En Coven, una de ellas es Frances Conroy, que gracias a él ha recuperado la visibilidad que obtuvo con A dos metros bajo tierra y, con ella, las nominaciones en los Emmy. En su segunda nominación por la serie pastiche de terror, y la sexta mención en su carrera, Conroy parece que se lo pasa muy bien interpretando a Myrtle Snow, una bruja mezcla de Grace Coddington con Diana Vreeland, dos grandes iconos de las revistas de moda, que mantiene con Fiona Goode una rivalidad que se remonta a cuando eran compañeras de clase. Y tratándose de un peso pesado como Jessica Lange la que interpreta a su gran rival, lo que se puede esperar de sus escenas juntas, y lo que se obtiene sin duda, es dinamita pura, quizá de lo mejor que se encuentra en AHS. Algo parecido pasa con Kathy Bates, que interpreta a uno de los personajes más sádicos que podemos recordar en la pequeña pantalla. Para ello explota el lado que ya dejó ver y que nos maravilló en Misery: esa mujer de aspecto bonachón, de hablar suave y gestos un poco rudos se convierte en una bestia implacable que goza con la tortura y el asesinato, y a pesar de ello logra humanizarla. Y además da origen a uno de los mejores GIFS de la temporada. Es una pena que el personaje de la tercera nominada por AHS, Angela Bassett, que encarna ese divismo que busca Ryan Murphy en sus brujas, no esté a la altura de los de las demás. Y es que la legendaria Marie Laveau, sacerdotisa vudú de Nueva Orleans, parece un poco perdida. Sus mejores escenas son las que la enfrentan con Fiona Goode (los dos personajes no se quieren, pero se muestran mucho respeto), y cuando Bassett puede dar rienda suelta al sarcasmo. Toda esa perversión y maldad es lo contrario que el papel que interpreta la joven Allison Tollman en Fargo, la agente de policía Molly Solverson. Tomando el relevo de la genial Frances McDormand en la película de los hermanos Coen, Tollman representa el espíritu risueño y acogedor de los habitantes de Minessotta, que lo resuelven todo a base de sonrisas, paciencia y mantener un perfil bajo. Tolman además da la calidez necesaria a todo suficiente para que no perezcamos de frío, y quizá por eso, por el cariño que ha sabido arrancar al público desde el capítulo primero, debería emular en premios a McDormand y llevarse el Emmy el día 25. Aunque lo que probablemente suceda es que tenga que agachar el espinazo ante Julia Roberts, que vuelve a explorar ese personaje que tan bien le salió en Agosto de mujer seria y borde, siempre preparada y dispuesta a dar el hachazo verbal a quien lo vaya buscando en el telefilme The Normal Heart. En este caso interpreta a la doctora Emma Brookner, una de las primeras en tratar a los infectados por el virus del sida en Nueva York, cuando todavía se diagnosticaba como “cáncer gay”. El hecho de estar anclada a una silla de ruedas a causa de una polio infantil no le impide alzarse ante todos para pedir que no hagan por propagar la enfermedad y favorece su comprensión de lo que es la enfermedad y lo que representa. Un buen trabajo en una película visceral que probablemente le reporte el primer Emmy de su carrera. Por último, Ellen Burstyn es una de las actrices más queridas en EEUU, de ahí sus siete nominaciones en los Emmy y Globos de Oro y sus seis en los Oscar (un premio que ganó por Alice ya no vive aquí, de Martin Scorsese), y destaca por encima de todos los demás en la adaptación de Lifetime del clásico de la literatura juvenil estadounidense Flores en el ático. Su interpretación de esta fanática religiosa con trazas de villano y psicológicamente perturbada es la que da cuerpo al personaje más redondo de una adaptación que, pese a ser fiel al original, carece del lustre necesario para destacar entre tanta producción televisiva.

Ganará: Julia Roberts por The Normal Heart
Debería ganar: Allison Tolman por Fargo