Se enviará la contraseña a tu correo electrónico.

El oscar al mejor actor protagonista parece este año decidido en favor de Gary Oldman. En realidad, lo estaba desde el día que apareció la primera imagen del actor caracterizado, irreconocible, como Winston Churchill. Sólo el joven Timothée Chalamet, favorito de la crítica, podría cruzarse en su camino, tan joven que marcaría un récord en esta categoría. Menos opciones tienen el ya muy oscarizado Daniel Day Lewis por más que esté en su trabajo de despedida de las cámaras, y Daniel Kaluuya, perfectamente desconocido hasta la fecha. Completa el quinteto, y casi se diría que con valor de comparsa, un clásico de este apartado y también ya doblemente premiado: Denzel Washington.

Timothée Chalamet por Call Me by Your Name

Oscar
Primera nominación

Otros premios del año

  • National Board of Review: mejor debut
  • Críticos de Nueva York: mejor actor protagonista
  • Críticos de Los Ángeles: mejor actor protagonista

Otras nominaciones del año

  • Globos de Oro: nominación a mejor actor protagonista – drama
  • Bafta: nomnaciones a mejor actor protagonista y a estrella emergente
  • Independent Spirit: nominación a mejor actor protagonista
  • SAG: nominación a mejor actor protagonista
  • Critics’ Choice: nominación a mejor actor protagonista


Elio, el personaje protagonista de Call Me by Your Name, parecería escrito para Timothée Chalamet, un actor al que el salto a la primera fila merodeaba desde hace un tiempo y que sólo necesitaba la oportunidad perfecta. Hijo de un funcionario francés de la ONU y de una estaounidense de origen judeo-ruso, era la elección perfecta para encarnar a este adolescente culto y refinado, capaz de expresarse en varios idiomas y de sentarse al piano, azorado por el amor, por momentos lanzado, por momentos asustado y siempre confundido. Todo ello rematado por un plano fijo final que hace historia y que por sí solo ya justificaría que ganara la estatuilla. A sus 22 años, sería el actor protagonista más joven en lograrlo (en la categoría de reparto le aventaja Timothy Hutton, que tenía 20 años cuando lo logró con Gente corriente). ¿Va a ocurrir? No es fácil, aunque tampoco imposible. Todo parece indicar que Gary Oldman le lleva la delantera al contar a su favor con la veteranía y varios premios previos en los que ha doblado la mano a Chalamet (Globo de Oro, SAG, Bafta), pero no es menos cierto que la Academia se ha renovado y que hay una clara apuesta por los nuevos talentos, lo cual mantiene una razonable llama de esperanza para la sorpresa.
Fernando de Luis-Orueta

Daniel Day Lewis por El hilo invisible

Oscar
3 oscar, 6 nominaciones

  • Oscar al mejor actor protagonista por Mi pie izquierdo (1990)
  • Nominación a mejor actor protagonista por En el nombre del padre (1994)
  • Nominación al mejor actor protagonista por Gangs of New York (2003)
  • Oscar al mejor actor protagonista por Pozos de ambición (2008)
  • Oscar al mejor actor protagonista por Lincoln (2013)

Otros premios del año

Otras nominaciones del año

  • Globos de Oro: nominación a mejor actor protagonista – drama
  • Bafta: nomnaciones a mejor actor protagonista y a estrella emergente
  • Critics’ Choice: nominación a mejor actor protagonista


El intérprete con más Oscar al mejor actor protagonista, el británico Daniel Day Lewis, no se caracteriza principalmente por ser demasiado prolífico. Desde que ganó su primera estatuílla dorada hace 28 años por Mi pie izquierdo tan sólo ha participado en 13 largometrajes, pero le han reportado 5 nominaciones y 2 oscar más. Precisamente hace diez años Paul Thomas Anderson fue el director que le brindó el rol por el que terminaría ganando su segundo hombre dorado en esa durísima y seca obra maestra que es Pozos de ambición. Ahora el director ha cambiado al despiadado magnate del petróleo americano de principios del siglo XX por el modisto británico más afamado en el Londres de la post-guerra en los 50. Reynolds Woodcock es un maestro metódico y perfeccionista que disfruta de su condición privilegiada en medio de la burbuja del establishment. Y aunque, como todo ser humano, necesita disfrutar del romance y el amor, ninguna de sus novias ha conseguido traspasar una coraza que se ha construído a base de egocentrismo e independencia. Hasta la llegada de Alma, una joven camarera a la que conoce durante una escapada a la costa y que se convierte en su nueva musa y modelo. Day Lewis consigue que el personaje exprese desde el romanticismo más encantador al desprecio más doloroso, apoyado en un magnífico tête a tête con la luxemburguesa Vicki Krieps -injustamente olvidada en las nominaciones- con varias secuencias en las que ambos expresan con miradas muchísimo más que con palabras.
Samuel Pérez

Daniel Kaluuya por Déjame salir

Oscar
Primera nominación

Otros premios del año

  • Bafta: Premio estrella emergente
  • National Society of Film Critics: mejor actor protagonista
  • Críticos de Boston: mejor actor protagonista

Otras nominaciones del año

  • Globos de Oro: nominación a mejor actor protagonista – comedia o musical
  • Bafta: nominación a mejor actor protagonista
  • Independent Spirit: nominación a mejor actor protagonista
  • SAG: nominación a mejor actor protagonista
  • Critics’ Choice: nominación a mejor actor protagonista


Para Daniel Kaluuya, la ópera prima de Jordan Peele es su primer papel protagonista en un largometraje. Estrenado en el Festival de Sundance del año pasado, Déjame salir ha conseguido absoluta unanimidad al hablar de sus virtudes, entre las que siempre se destaca el papel de Kaluuya como Chris Washington, un joven afroamericano al que su novia invita a pasar el fin de semana en su casa, conociendo a sus padres. Lo que en un principio parece un retiro de fin de semana en la típica casa norteamericana, en un barrio residencial cerca de las montañas, pronto gira en un drama que juega con la sátira y el límite del género para contar la pesadilla a la que se acaba viendo sometido su protagonista. Peele tiene un trabajo mucho más complejo de lo que parece para estar a la altura de la circunstancia. Todo lo que le ocurre a su alrededor viaja por diferentes tonos: del drama a la comedia, pasando por el cine de género y el enredo. El espectador debe creer en la experiencia a la que está sometido su personaje y Peele lo consigue en todo momento. No hay lugar a la duda, no hay un momento de respiro en el que baje la guardia y se aleje del tono del largometraje. Gracias a este formidable trabajo Kaluuya ha pasado de ser un completo desconocido para el gran público a acumular nominaciones al Bafta, al Globo de Oro, al SAG y ahora, al Oscar. No va a ser el ganador de la noche, pero sin duda termina esta carrera en un estado de forma envidiable.
Alan Dameron

Gary Oldman por El instante más oscuro

Oscar
2 nominaciones

  • Nominación a mejor actor protagonista por El topo (2012)

Otros premios del año

  • Globos de Oro: mejor actor protagonista
  • Bafta: mejor actor protagonista
  • SAG: mejor actor protagonista
  • Critics’ Choice: mejor actor protagonista


Hablar de Gary Oldman y decir que es el actor camaleónico por excelencia es decir una obviedad: tiene unos rasgos tan versátiles y al mismo tiempo tan olvidables que habrá quien, cuando este domingo le vea recoger el oscar, no sepa que en el escenario del Dolby Theatre están al mismo tiempo Sirius Black, el Drácula de Coppola, el comisario Gordon de Nolan y ahora también, más irreconocible que nunca, Winston Churchill en El instante más oscuro. Un miembro de la realeza londinense de la interpretación haciendo de un icono de la política británica. Si Churchill viviese en nuestros días y hubiese un motivo para detenerle, fuese el que fuese, a Gary Oldman le habrían detenido durante el rodaje porque es y -perdón por la comparación- el Joaquín Reyes del cine. Aunque en realidad lo que hacen uno y el otro no tienen nada que ver, porque mientras en las imitaciones geniales del chanante siempre vemos a Reyes y sus prótesis, Gary Oldman hace la magia de desaparecer, literalmente, detrás de sus personajes. Por eso, aunque dentro de unos años muchos sigan sin saber quién hacía de Churchill en aquella película -o precisamente por eso- merece ganar este oscar.
Bernardo Pajares

Denzel Washington por Roman J. Israel, Esq.

Oscar
2 oscar, 9 nominaciones

  • Nominación a mejor actor de reparto por Grita libertad (1988)
  • Oscar al mejor actor de reparto por Tiempos de gloria (1990)
  • Nominación a mejor actor protagonista por Malcolm X (1993)
  • Nominación a mejor actor protagonista por Huracán Carter (2000)
  • Oscar al mejor actor protagonista por Training Day (Día de entrenamiento) (2002)
  • Nominación a mejor actor protagonista por Huracán Carter (2002)
  • Nominación a mejor actor protagonista por Flight (El vuelo) (2012)
  • Nominación a mejor película por Fences (2017)
  • Nominación a mejor actor protagonista por Fences (2017)

Otros premios del año

Otras nominaciones del año

  • Globo de Oro: nominación a mejor actor protgaonista
  • SAG: nominación a mejor actor protgaonista


Denzel Washington se alza como único bastión en la carrera de premios de Roman J. Israel, Esq., y menos mal, pues la cinta no brilla ni una pequeñísima parte de lo que brilla Washington interpretando a este abogado defensor tan carismático como idealista y naíf cuya vida cambia drásticamente cuando lo contrata una empresa y su activismo se ve desafiado. Una interesante propuesta sobre el papel cuya plasmación en imágenes deja una película bastante ramplona que, gracias a la interpretación de su protagonista sube muchos enteros, pero que no deja de ser un personaje fantásticamente construido… y poco más. La suerte no ha acompañado a Denzel Washington en esta carrera de premios, y tener dos estatuillas (y otras tres nominaciones) no le ayuda precisamente.
Pablo López

Ganará: Gary Oldman por El instante más oscuro
Debería ganar: Timothée Chalamet por Call Me by Your Name
Molaría que ganase: Daniel Kaluuya por Déjame salir