Ben MacKenna, su mujer Jo y su hijo Hank pasan sus vacaciones en Marruecos. Cuando se encuentran en Marrakech, un espía muere en brazos de Hank y luego descubren que su hijo ha sido secuestrado.