20110624falkport2

Fallece Peter Falk a los 84 años

20110624falkportPeter Falk, el célebre inspector Colombo y gran actor de cine (a las órdenes de John Casavettes, William Friedkin y Wim Wenders entre otros) y teatro, ha muerto en su domicilio de Beverly Hills, en Los Ángeles. Fue nominado dos veces en los Oscar (por El sindicato del crimen en 1960 y por Un gánster para un milagro en 1961), 12 veces en los Emmy (ganó cuatro por Colombo y una por The Dick Powell Show) y 10 veces en los Globos de Oro (ganó uno por Colombo).

Falk nació en 1927 en Nueva York. Su padre, polaco, tenía una tienda de ropa y su madre, rusa, era contable. A los tres años le detectaron un tumor maligno en un ojo, que perdió, por lo que tuvo que llevar un ojo de cristal durante toda su vida.

Su carrera actoral comenzó a los 12 años en The Pirates of Penzance. A los 18 años intentó alistarse en el ejército para luchar en la Segunda Guerra Mundial (a punto de acabar), pero lo rechazaron por su ojo de cristal, y se alistó en la Marina Mercante de EE UU, donde trabajó como cocinero y camarero durante un año y medio. Tras licenciarse en Literatura y Políticas, hizo un viaje por Europa y trabajó durante seis meses en los ferrocarriles yugoslavos. Después volvió a la universidad para hacer un máster en administraciones públicas, intentó entrar en la CIA (lo rechazaron por haber pertenecido al sindicato de cocineros de la Marina Mercante) y trabajó para el Estado de Connecticut como analista de gestión.

Mientras desempeñaba este puesto de trabajo se incorporó a una compañía de teatro llamada Mark Twain Masquers, con la que interpretó, entre otras, El crisol, de Arthur Miller. Desde esa compañía, por mediación de su profesora de teatro, entró en la agencia de representantes William Morris y dejó su puesto en la administración de Connecticut. Su primer papel en Nueva York fue en una representación única del Don Juan de Molière en Off-Broadway, y a continuación The Iceman Cometh, de Eugene O’Neill, en la que Jason Robards tenía el papel protagonista. Debutó en Broadway en 1956, en Diary of a Scoundrel, de Alexander Ostrovski, y después intervino en Santa Juana de Arco de George Bernard Shaw. En 1972 ganó un Tony por su interpretación en The Prisoner of Second Avenue, de Neil Simon, en la que compartía cartel con Lee Grant y Vincent Gardenia.

Ignorando el consejo de su representante de que no esperase nada del cine por su ojo de cristal, se presentó a varias audiciones (todas infructuosas), para finalmente conseguir papeles en Muerte en los pantanos (Nicholas Ray, 1958), The Bloody Brood (Julian Roffman, 1959) y Pretty Boy Floyd (Herbert J. Leder, 1960). En 1960 obtuvo el papel de Abe Reles en El sindicato del crimen (Burt Balaban y Stuart Rosenberg), por la que fue nominado a un Oscar como mejor actor secundario y recibió muy buenas críticas. Seguramente gracias a ésta consiguió el papel de Joy Boy en Un gánster para un milagro (Frank Capra, 1961), junto a Bette Davis y Glenn Ford. En palabras de Capra, “El rodaje fue un infierno… Salvo por Peter Falk, que fue mi alegría, mi anclaje con la realidad. Su maña para introducir un talento notable en las técnicas de la comedia me hacían olvidar todo el dolor, el cansancio y mis deseos casi insoportables de asesinar a Glenn Ford”. Por su interprtación recibió su segunda nominación al Oscar como mejor actor secundario.

Durante el resto de la década, Falk apareció en varias películas y como actor invitado en series de televisión. Entre sus principales intervenciones se pueden mencionar su papel de taxista en El mundo está loco, loco, loco (Stanley Kramer, 1963) y su Maximiliam Meen de La carrera del siglo (Blake Edwards, 1965), junto a Jack Lemmon, Tony Curtis y Natalie Wood. La televisión también le dio algunas satisfacciones: consiguió sus primeras nominaciones a los Emmy, premio que consiguió en 1961 por su aparición en The Dick Powell Show. También intervino en Studio One, New York Confidential, Naked City y Decoy.

Su primera serie como protagonista fue en la judicial The Trials of O’Brien, que estuvo en antena dos años (1965 y 1966). El papel que marcó su carrera, Colombo, apareció por primera vez en la serie Diagnóstico: Asesinato en 1968, pero la serie que le tendría como protagonista absoluto durante unos 40 años empezó a emitirse en 1971, en un capítulo dirigido por un joven Steven Spielberg. La serie se prolongó hasta 1978 en la NBC; tras un descanso de 11 años, volvió en la ABC hasta 2003, siempre con Falk como protagonista.
Su amistad con John Cassavetes le llevó a protagonizar dos de los principales títulos de este actor y director: Husbands (1970) y Una mujer bajo la influencia (1974). A cambio Cassavetes apareció en un capítulo de Colombo en 1972. Su carrera cinematográfica se espació a causa de su gran éxito en televisión. Intervino, entre muchas otras, en Los suegros (Arthur Hiller, 1979), en El cielo sobre Berlín (Wim Wenders, 1987), La princesa prometida (1987) o Next (Lee Tamahori, 2007), junto a Nicolas Cage. También tuvo algunos papeles memorables en teatro, como en Glengarry Glen Ross, de David Mamet, y Mr Peter’s Connections, de Arthur Miller.

Falk estuvo afectado de demencia senil desde una serie de operaciones odontológicas en 2007, a causa de la cual olvidó hasta el papel de Colombo. Su último papel en el cine fue en American Cowslip, de 2009.