Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.

Tras el anuncio ayer de los cambios que se producirán en la próxima gala de los Oscar, sobre todo la sorprendente y controvertida creación de la categoría Película Popular, Variety desvela que pocos días después de la ceremonia de los 90º Oscar, que registró la peor audiencia televisiva de la historia, los ejecutivos de Disney-ABC se reunieron con la Academia para expresarles su preocupación con eun contundente mensaje: Corréis el riesgo de perder relevancia.

La caída en la audiencia de las retransmisiones de galas como las de los Emmy y los Grammy es general, pero en el caso de los Oscar el declive respecto del año pasado ha sido espectacular. Frente a la gala de 2017, la audiencia de los Oscar 2018 descendió un 19%, y un 39% desde la de 2014, que representó un récord de espectadores. Resulta preocupante sobre todo la caída en espectadores jóvenes (de 18 a 34 años), con un 29% respecto de 2017 y un 56% desde 2014. Y esto en el mismo año en el que poco antes se había firmado la retransmisión a través de ABC hasta 2028.

Variety cuenta que los ejecutivos de Disney-ABC llevan años presionando a la Academia para recortar la duración de la gala y para introducir películas más reconocibles por el gran público, por lo que las bajas audiencias de este año les han servido la ocasión en bandeja de plata, con los datos de audiencia desgranados por categorías, identificando los momentos de caída más fuerte y los datos de taquilla de las películas premiadas, encima de la mesa. A estos datos además se unió el oportuno argumento de que debido a la gran cantidad de galas de premios cinematográficos que se televisan, los espectadores llegaban a los Oscars agotados, por lo que también sugerían un adelanto en el calendario a partir de 2020.

Así que el martes por la noche, los miembros de la mesa directiva de la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas de Hollywood votaron y apoyaron todas estas sugerencias de ABC, cuyo resultado, por el momento, es el anunciado: reducción de la retransmisión a tres horas, creación de un Oscar a la Película Popular y adelanto de la gala al 9 de febrero a partir de 2020. Con estas novedades el paso siguiente es nombrar a los productores y al presentador de los próximos Oscar, y es previsible que no sean ni Michael de Lucca y Jennifer Todd en el primer cargo, ni Jimmy Kimmel en el segundo.