Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.

La ópera prima de Darren Aronofsky llega en esta nueva edición tras la editada en 2012 por Filmax/Warner, bastante mejorable. Ésta edición especial llega por parte de 39 Escalones y se etiqueta como edición especial (aunque corresponde a la edición 15 aniversario editada por Lionsgate), incluyendo un puñado de buenos contenidos adicionales.

La película se presenta en su formato original 1.66:1 con pistas de audio en calidad DTS-HD 2.0 tanto para su versión original en inglés como para la pista de doblaje en castellano. Además, incluye pista de subtítulos en castellano para la película, y también para el contenido adicional.

El contenido adicional de la película está rescatado de la época de rodaje de la película. Esto, sumado a que el presupuesto para la película era bastante exiguo, nos concede un material muy interesante como complemento a la película, pero con una calidad bastante más baja, lo cual es perfectamente entendible.

Lo primero que encontramos en esta edición es el tráiler de la película, además del tráiler original de la película, que es un montaje descartado para el tráiler que se recupera con código de tiempo en el vídeo y todo. A continuación, una selección de cuatro minutos de escenas eliminadas, cuatro escenas eliminadas separadas entre sí comentadas por el director Darren Aronofsky, dando una explicación y contextualizando la decisión de prescindir de esa escena en concreto en el montaje final. Además, encontramos otra pieza promocional: un videoclip de la película de imágenes de la cinta acompañados por la música de la misma.

A continuación encontramos unas imágenes tras las cámaras, ocho minutos de extractos de momentos de rodaje en los que no importa nada lo que se dice, es por esto que están comentadas en audio por el propio Darren Aronofsky, director de la película, y Sean Gullete, protagonista. No se presta atención a los diálogos del vídeo, únicamente los dos miembros del equipo describen la escena, contextualizan, aportan datos y recuerdan momentos curiosos, divertidos y complicados de un rodaje de presupuesto ínfimo.

Por último, encontramos dos audiocomentarios independientes: el primero de ellos es con el director y guionista Darren Aronofsky, que hace un certero retrato del críptico personaje principal de la película a medida que se va desenvolviendo en la historia. Igualmente destaca las ocurrencias del equipo de diseño de producción para construir el peculiar universo en el que vive este personaje, sacando partido a elementos de lo más inusitado para una película de un presupuesto tan bajo, creando así esa atmósfera tan peculiar. También hay hueco para desvelar historias alternativas, detalles que nunca llegaron a la pantalla y otros descartes que el autor decidió no incluir en la película.

El segundo audiocomentario corre a cargo del actor protagonista Sean Gullete y supone, para él como para el espectador, un paseo por la mente del personaje, una vuelta a ponerse en su piel quince años después, explicando minuciosamente como contruyó su personalidad, como llegó a mimetizarse con él para darle vida y como el contexto de la película y el trabajo propio y con el director le ayudo a convertirse en el personaje. Resulta curioso, dada la peculiaridad del personaje y el tiempo transcurrido desde su estreno, presenciar el ejercicio de que su ‘yo’ del futuro comente las decisiones del ‘yo’ de entonces. Un juego de espejos que supone una buena masterclass de interpretación y construcción de personaje.