La inclusión de varios pilotos y varios season finales en las nominaciones al Emmy a la mejor dirección revelan que éste no ha sido un año cualquiera. La temporada 2009-2010 ha marcado un pequeño hito en la historia de la televisión, no sólo con la despedida de Perdidos, sino también con la llegada de Glee y Modern Family o las hábiles vueltas de tuerca a Dexter y Breaking Bad.

Mejor dirección de una serie – drama

Michelle MacLaren por Breaking Bad, ‘One Minute’
EMMY 2010: Mejor direcciónLas tablas televisivas de Michelle MacLaren vienen de su etapa como productora ejecutiva de Expediente X, aunque en los últimos años ha trabajado como directora para varias series de éxito desigual, desde Ley y orden: Unidad de víctimas especiales a Kyle XY. Esta temporada se ha unido a la parrilla de realizadores de Breaking Bad con una impoluta adecuación al peculiar estilo de la serie. De hecho, ‘One Minute’ incorpora todos los elementos estilísticos que forman parte indisoluble de la personalidad de este programa, como la fotografía crepuscular y esos planos imposibles, más manieristas que expresionistas, a los que tanto recurren –por discutibles que resulten-. Además, el episodio incluye varias secuencias memorables: un encuentro a pie de cama de hospital entre Bryan Cranston y Aaron Paul, que conscientemente recuerda al mítico parlamento de Herny Fonda en Las uvas de la ira; y, sobre todo, la extraordinariamente tensa escena final de Hank (Dean Norris) y los matones mexicanos en el aparcamiento.

Steve Shill por Dexter, ‘The Getaway’
EMMY 2010: Mejor direcciónEl británico Steve Shill es uno de los realizadores de series de televisión más prolíficos del momento. Ha pasado por todas las versiones de Ley y orden, así como por The Wire, Carnivale, Deadwood, Big Love, Los Soprano, Urgencias, Roma, Los Tudor, The Good Wife y hasta por la nueva versión de El coche fantástico. Quién no tiene un borrón en su expediente. Además, cada temporada dirige un capítulo de Dexter. En esta cuarta le ha tocado el premio gordo, la season finale, una entrega en la que la serie regresa a lo más alto con el enfrentamiento definitivo entre Dexter (Michael C. Hall) y Trinity (John Lithgow). El trabajo de Shill en ‘The Getaway’ es portentoso, y en él hace gala de una sobriedad exquisita a la vez que llena de estilo. Es una pena que este año la competencia sea tan feroz, porque esta candidatura al Emmy, la primera de su dilatada carrera, parece que se le va a escapar.

Jack Bender por Perdidos, ‘The End’
EMMY 2010: Mejor direcciónJunto a la extraodinaria labor de los productores Carlton Cuse y Damon Lindelof, el éxtio de Perdidos se ha asentado en buena parte sobre el trabajo de Jack Bender detrás de las cámaras. Suyos son algunos de los episodios más memorables de estas seis temporadas: ‘Exodus’, ‘Live Together, Die Alone’, ‘Flashes Before Your Eyes’ o el ya mítico ‘The Constant’, seguramente una de las mejores narraciones en formato cinematográfico –sin distinguir entre soportes- de los últimos años. Pero ya se sabe cómo es la Academia de la Televisión: ésta es sólo su segunda candidatura como director a los Emmy (la primera es de 1990 por Doctor en Alaska) y, si existe la justicia, no debería tener rival. ‘The End’, el esperado y después polémico final de Perdidos, es una película impecable que a lo largo de sus casi dos horas de duración va saltando –como ha ocurrido en toda la serie- de un género a otro con una soltura reservada a los genios. Ya la secuencia inicial que simplemente muestra cómo desembarcan un ataúd de la bodega de un avión, resulta conmovedora y ahí permanece, en la profunda emoción, el resto de esta doble entrega. El Emmy es suyo. Otra cosa es que se lo den.

Lelsi Linka Glatter por Mad Men, ‘Guy Walks into an Advertising Agency’
EMMY 2010: Mejor direcciónLelsi Linka Glatter es una veterana curtida en mil y una batallas, desde Cuentos asombrosos y Twin Peaks a House y True Blood. Ha hecho de todo y visto de todo. Incluso estuvo nominada en 1985 a un Oscar por el cortometraje Tales of Meeting and Parting. Aun así, ‘Guy Walks into an Advertising Agency’ (el quinto de los seis episodios que ha realizado de Mad Men) es su primera candidatura al Emmy. Competir bajo el paraguas de la niña bonita de la Academia no se sabe si es una ventaja o si será este tercer año cuando al fin tengan opciones otras producciones. En cualquier caso, este 3×07 es uno de los mejores capítulos de lo que llevamos de Mad Men, no sólo por el exquisito guión –también candidato al Emmy en su apartado-, sino desde luego por el soberbio trabajo de Lelsi Linka Glatter, que en él despliega el deslumbrante estilo de la serie y hace gala de un enorme talento narrativo al servicio de uno de los puntos de giro capitales de la trama, la adquisición de la agencia de publicidad por parte de nuevos dueños y, sobre todo, sus planes para reorganizar el trabajo. En otras palabras, un retrato del miedo a los cambios, del temor ante lo desconocido.

Agnieszka Holland por Treme, ‘Do You Know What It Means’ (piloto)
EMMY 2010: Mejor direcciónHace 20 años el mundo descubrió a la polaca Agnieszka Holland, discípula de Andrzej Wajda, gracias a su celebrada película Europa Europa, que le abrió de inmediato las puertas de Hollywood. Después de rodar una decena de largos con escasa fortuna, los productores de The Wire tuvieron la ocurrencia de encargarle varios episodios. No fue la primera experiencia de Holland para televisión, pero sí la más interesante. Por ello, es totalmente natural que fuera ella quien filmara el larguísimo episodio piloto de Treme, heredera de The Wire, desde luego no en tramas, pero sí en el tono y sus ambiciones. La serie narra la vida en Treme, un barrio de Nueva Orleans, después del huracán Katrina. En el capítulo, que arranca con un turbador letrero de “Tres meses después”, la realizadora polaca retrata exquisitamente la vida de un grupo de personas tan heridas como la ciudad que habitan.

Quién ganará: Jack Bender por Perdidos, ‘The End’

Quién debería ganar: Jack Bender por Perdidos, ‘The End’

Mejor dirección de una serie – comedia

Ryan Murphy por Glee, ‘Piloto, montaje del director)’
Paris Barclay por Glee, ‘Wheels’
EMMY 2010: Mejor dirección Que nadie de se deje engañar por el título del primer capítulo de Glee que compite por el Emmy. Este montaje del director no es otra cosa que el mismo episodio emitido en mayo de 2009 con una secuencia más y un par de añadidos a las escenas ya vistas. En realidad, se trató de una pequeña argucia de la Fox con doble beneficio: en primer lugar, como el primer capítulo se emitió al término de la anterior temporada televisiva, la cadena pudo promocionar la segunda emisión del piloto en septiembre de 2009 con el reclamo de material añadido; y en segundo lugar, permite así al piloto del estreno catódico más comentado del año competir por los Emmy de esta temporada, que exigen fecha de emisión posterior al 1 de junio de 2009. Hecha esta aclaración, vamos con Ryan Murphy, la razón de ser de Glee, su creador, ideólogo e impulsor. Suyo es, pues, todo el mérito: la serie ha calado hondo hasta convertirse en un verdadero fenómeno cultural común a varias generaciones de espectadores, que se basa en tirar una vez más de la infalible premisa de Grease: instituto, amor y canciones, alegría de vivir y buenas vibraciones. Pero de Murphy también es la responsabilidad de que la serie resulte atropellada, algo desordenada, con personajes mal definidos –o con definiciones cambiantes- y toscamente acabada. Todas esas características, las buenas y las malas, se reflejan en la realización del piloto. Pero, sabedores de que sus lacras forman parte de su encanto, es fácil considerar que él es el favorito para el Emmy.
Así, Murphy deja pocas opciones para el otro capítulo nominado de Glee, ‘Wheels’, que dentro de que es tan irregular como el resto, incluye un buen momento musical –Lea Michele y Chris Colfer cantando ‘Defying Gravity’, el tema principal de Wicked, originalmente interpretado por dos actrices invitadas de la serie: Idina Menzel y Kristin Chenoweth- y una escena memorable en la que descubrimos que la terrible Sue Sylvester tiene una hermana con síndrome de Down.

Jason Winer por Modern Family, ‘Piloto’
EMMY 2010: Mejor direcciónA sus 36 años, Jason Winer se ha revelado como un genio de la comedia. Matiz: de la alta comedia, que se decía antaño, para separarla del slapstick, del género bufo y de cualquier otra deriva más vinculada a la mueca o lo soez que a las situaciones divertidas y los diálogos bien hilados. Es lo que hacía Noël Coward hace un siglo y es lo que hace ahora Jason Winer: observar la sociedad en la que vive y retratarla con ironía y sutileza. Pero como lo que se valora en esta categoría no es tanto su talento como creador y productor ejecutivo sino como director, es justo decir que, por ajustado que sea su trabajo, tampoco es deslumbrante. Más bien es funcional y discreto, que seguramente es justo lo que esta serie necesita. Ha dirigido 13 de los 24 primeros episodios de Modern Family y le esperan, al menos, dos temporadas más. Y el salto al cine, con el remake de Arthur, el soltero de oro.

Allen Coulter por Nurse Jackie, ‘Piloto’
EMMY 2010: Mejor direcciónÉsta es la quinta nominación de Allen Coulter a los Emmy y lo raro es que aún no tenga ninguno en su estantería, porque las anteriores le llegaron de la mano de Los Soprano. Aunque su categoría profesional viene refrendada por el hecho de que Martin Scorsese le haya elegido para dirigir dos de los episodios de su serie Boardwalk Empire, sólo hace falta ver el piloto de Nurse Jackie para apreciarla. En él, Coulter plantea las bases de una emisión que asume el reto de dar otra vuelta de tuerca más a las series de médicos y hospitales. Después de House, Scrubs y Anatomía de Grey, Nurse Jackie busca y derriba los últimos mitos en torno a la figura del médico, pero también aparca la formas visuales de todas ellas. Coulter sigue a Jackie por las habitaciones de los pacientes, la farmacia convertida en picadero, la capilla que sirve de sala de descanso y el pasillo con ambiente místico que hace las veces de confesionario. Además, remacha con su impoluto estilo ese tono desmitificador que nace de sus guiones y que se acerca permanentemente al tope de la rosca. Su principal desventaja para lograr el Emmy es que compite con varios creadores de nuevas series. Cómo si él no lo fuera.

Don Scardino por Rockefeller Plaza, ‘I Do Do’
EMMY 2010: Mejor direcciónEsta cuarta temporada de 30 Rock suena un poco al zénit de la función después de tres años en trayectoria claramente ascendente. Quizá por eso cueste definirse en particular por la realización de alguno de sus episodios, que es tanto como decir que todos merecen ser candidatos. Seguramente por eso el nominado ha resultado la season finale, que, como mandan los cánones, es algo más compleja y ambiciosa que el resto de la temporada. Una boda, la hipotética venta de la NBC a una cadena de que ha hecho fortuna con el porno y la aparición estelar de Matt Damon vienen a rematar 30 Rock hasta septiembre. Scardino, productor ejecutivo de la serie y director de una treintena de capítulos, la conoce hasta las costuras y eso nota en su ritmo, desparpajo y esa limitada ruptura con lo políticamente correcto que le resulta tan característica.

Quién ganará: Ryan Murphy por Glee, ‘Piloto (montaje del director)’

Quién debería ganar: Allen Coulter por Nurse Jackie, ‘Piloto’

Mejor dirección de una miniserie o telefilm

Bob Balaban por Georgia O’Keeffe
EMMY 2010: Mejor direcciónDesconocemos las razones que han llevado a la Academia de la Televisión a nominar para sus premios a este telefilme que naufraga por los cuatro costados. Y lo peor de todo es que compita por el premio a la mejor dirección, cuando salta a la vista que el principal responsable de este naufragio es Bob Balaban, que ha dotado a su película de lo peor de los saldos de Hallmark. Desde luego, la presencia de dos grandes actores como Joan Allen y Jeremy Irons no puede contrarrestar la vulgaridad de su propuesta. No es que no tenga opciones de ganar, es que la candidatura le queda enorme.

David Nutter y Jeremy Podeswa por The Pacific, ‘Part Eight’
Tim Van Patten por The Pacific, ‘Part Nine’
EMMY 2010: Mejor direcciónLa solidez del relato de The Pacific hacía inevitable que varios de sus episodios resultaran candidatos. Finalmente, los distinguidos han sido el octavo y el noveno de los diez que tiene la miniserie, en los que, efectivamente, se producen los momentos álgidos de su trama. David Nutter, Jeremy Podeswa y Tim Van Patten son tres realizadores incontestables; en su contra se puede argumentar, eso sí, que es imposible distinguir el trabajo de uno respecto del del otro. Es decir, carecen de estilo propio. Son excelentes profesionales, pero posiblemente un premio de dirección requiera algo más.

Mick Jackson por Temple Grandin
EMMY 2010: Mejor direcciónMick Jackson, director de aquella abominación cinemtográfica llamada El guardaespaldas, ha afinado su oficio en la televisión a lo largo de las dos últimas décadas y finalmente ha conseguido armar una película con más sentido y consistencia que aquel blockbuster. Jackson logra explicar al espectador cómo ve el mundo Temple Grandin, una mujer autista pero con ganas de cambiar el mundo, y para ello recurre, no sólo a los recursos convencionales, sino también a diagramas y grafismos varios. Una decisión arriesgada pero acertada en última instancia. Lo malo es que, aunque lo intenta, no puede evitar caer de cuando en cuando en cierto tono paternalista, especialmente en su secuencia final, lo que emborrona un poco el conjunto.

Barry Levinson por You Don’t Know Jack
EMMY 2010: Mejor direcciónEl trasvase de directores de la gran a la pequeña pantalla trae a veces resultados tan felices como aquel Angels in America de Tony Kushner adaptado por Mike Nichols. Sin alcanzar seguramente semejante cota, Barry Levinson se reinventa a sí mismo para abordar la polémica historia del Doctor Muerte. Levinson nunca ha sido un director redondo –recuérdense Avalon, Bugsy o Sleepers– y eso no ha cambiado con los años. Aun así, You Don’t Know Jack es la película más interesante de las candidatas gracias no sólo a la historia que aborda, sino muy especialmente a la sutileza, contención y cierta distancia que el director ha impuesto a la narración. No debería tener rival para alzarse con el premio.

Quién ganará: Barry Levinson por You Don’t Know Jack

Quién debería ganar: Barry Levinson por You Don’t Know Jack