Se enviará la contraseña a tu correo electrónico.

Resulta curioso que, mientras las categorías de interpretacion femenina en miniserie o telefilme están dominadas por personajes de ficción, en ésta de interpretación masculina abundan los personajes históricos, una buena ocasión para analizar las diferencias entre la mera imitación y la recreación de un personaje real desde el punto de vista actoral. Lo que queda claro es que siempre que haya un producto televisivo sobre un presidente o político estadounidense de relevancia, el actor que lo interpreta va a ser nominado haga lo que haga.

20110908_Ramirez

Edgar Ramírez por Carlos

Durante dos décadas, el fantasma del terrorista venezolano Carlos, conocido como el Chacal, sobrevoló los medios informativos y tuvo en jaque a las fuerzas de seguridad del mundo occidental. Sus cruentos atentados (tiene el dudoso honor de popularizar –algunos incluso dicen que de inventar- el secuestro aéreo) repartidos por varios países en apoyo de la causa palestina le convirtieron en una figura amenazadora casi legendaria, de la que se tenía una imagen que se repetía hasta la extenuación: una foto de un hombre corpulento con gafas de aspecto insignificante. A partir de ese simple retrato, de una impresionante labor de documentación y de un trabajo soberbio en el guión y la dirección, Edgar Ramírez lleva a cabo la titánica labor de construir un ser humano, una figura que para el mundo era una especie de reverso tenebroso del Che, pero que en la miniserie aparece como mercenario de la URSS y la RDA, o del estado que le quisiese pagar, de nula ideología política (salvo un vago antisemitismo) que vaga de escondite en escondite, siempre camuflado. Aparte de las radicales transformaciones físicas, logra captar su personalidad ambiciosa y fanfarrona. Su Carlos es un ideólogo sin ideas que va cayendo en el cinismo; un ser siempre enfadado, siempre arengando a sus acólitos sobre la falta de arrojo, de obediencia a él o de tolerancia a su necesidad de sexo, un ser enamorado de las armas, que disfruta de la preparación de los asaltos violentos y de la generación de miedo en los demás; un ser a la deriva cuando los vientos de la historia le soplan en contra. El Emmy es suyo.

20110908_Hurt

William Hurt por Too Big to Fail

Como el Secretario del Tesoro Henry Paulson en este complejo y desapasionado thriller financiero, el oscarizado actor logra su segunda nominación a los Emmy (la primera fue en 2007 como mejor actor secundario por Daños y perjuicios). Y quizá sea precisamente el tono poco emocional del telefilme el mejor vehículo para el talento de Hurt: un actor expresivo de maneras y tono suaves que tiene que representar a un político con gran seguridad en sí mismo pero sometido a un estrés que le lleva a un estado casi catatónico y le obliga a plantearse esa confianza, y uno de los pocos personajes en la película que tiene que considerar su vida familiar. Hurt logra transmitir esa imagen de un hombre que mete toda la pasión y todos sus escrupulosos principios en su vida política, pero que se ve incluido en el grupo de los malos y avaros financieros, y es precisamente en las distancias cortas en las que deja asomar esas emociones que lo hacen verosímil y con peso de auténtico ser humano. Toda una baza en esta carrera que podría colocarle como favorito si no estuviera Ramírez.

20110908_Elba

Idris Elba por Luther

Tras su impresionante labor como el ambicioso y sofisticado Stringer en de The Wire, la carrera de Idris Elba se ha desarrollado tanto en su Inglaterra natal como en Estados Unidos, y es este año, con su doble nominación, cuando por fin parece que empieza a cuajar. Y la verdad es que es todo un acierto para la BBC haber contado con él, legítimo heredero del aire cool de Richard Roundtree, para interpretar a John Luther, un policía de personalidad magnética que se acerca mucho a su Stringer Bell en The Wire, y con esa misma mezcla de brutalidad, orgullo y sofisticación, una persona que hace cosas odiosas, pero al que casi no queda más remedio que amar. Y aunque la serie no está a la altura del personaje y quizá esta no sea la ocasión para que Elba se lleve la estatuilla a casa, si lo hace bien, la mera nominación puede ser el impulso definitivo a su carrera.

20110908_Kinnear

Greg Kinnear por The Kennedys

La nominación de Kinnear en esta categoría fue una sorpresa casi para todos, y la única explicación que encuentro para ella es lo que anunciaba en el párrafo introductorio y que es la que también apoya la de Pepper en la misma serie y la de Dennis Quaid el año pasado. Y aunque su interpretación de JFK es al menos convincente, queda lastrada por una miniserie que para mí no alcanza los mínimos de calidad que deberían exigirse a un producto de este tipo, ni en guión, ni en dirección, ni en diálogos, sobre todo para retratar los engranajes familiares de una saga con tanta trascendencia política e histórica en EE UU como los Kennedy. JFK es casi una caricatura, un personaje sin alma ni brillo, ni mucho menos el carisma del que fuera Presidente; una persona dependiente de las drogas, enganchado compulsivamente a las mujeres y cuyos hilos mueve su padre (Tom Wilkinson en la serie). Muy poco que ofrecer, y una nominación para mí indignante.

20110908_Pepper

Barry Pepper por The Kennedys

Y si la interpretación de su compañero de reparto y “hermano” Kinnear es por lo menos solvente, la de Pepper no resulta ni siquiera convincente. Desde la ridícula labor de maquillaje, o quizá impedido por ella, Pepper no logra sonar ni capturar el cuerpo y el espíritu de Robert F. Kennedy. Y no tengo nada más que decir.

20110908_Fishburne

Laurence Fishburne por Thurgood

Thurgood es la grabación para la pequeña pantalla de la obra de teatro del mismo título que tiene a Thurgood Marshall, el primer juez afroamericano del Tribunal Supremo de EEUU y legendario defensor de los derechos civiles, como único personaje. Ya resulta extraño que una obra grabada, que es lo que es Thurgood, sea nominada en los Emmy, aunque no es la primera vez (anterior mente fueron nominados Kevin Kline por Cyrano de Bergerac, Ian McKellen por El Rey Lear y Brendan Gleeson por Into the Storm). Es incuestionable la calidad interpretativa y el talento de Laurence Fishburne, y es muy difícil soportar todo el peso de una obra lastrada por su pedantería, pero que da rienda suelta a Fishburne para lucirse como mordaz y poderoso contador de anécdotas que a veces resultan incluso muy divertidas en muchos momentos del telefilme. No se deja aplastar por la pesada toga, y sabe transmitir la personalidad de un hombre que vivía la vida con pasión y verdadero disfrute y sin caer en la afectación y el regodeo en los logros.

Ganará: Edgar Ramírez por Carlos
Debería ganar: Edgar Ramírez por Carlos