Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.
Jan A. P. Kazmarez es un compositor polaco que muchos no conocían hasta que se hizo de repente con el Oscar por Descubiriendo Nunca Jamás. Su delicada y emotiva partitura para la galardonada película de Marc Foster hizo que su nombre se impusiera f...

'El atardecer'Jan A. P. Kazmarez es un compositor polaco que muchos no conocían hasta que se hizo de repente con el Oscar por Descubiriendo Nunca Jamás. Su delicada y emotiva partitura para la galardonada película de Marc Foster hizo que su nombre se impusiera frente a otros más conocidos del panorama musical de cine. Los aficionados más exquisitos sabrán de él por composiciones como Aimée y Jaguaro Total Eclipse.

Evening es una película coral que cuenta con excelentes interpretaciones de todos sus actores bajo la desafortunada dirección del director de fotografía Lajos Koltai (nominado al Oscar por la Fotografía de Malena). La sensación que deja este filme es que se ha desaprovechado una excelente oportunidad para hacer un magistral largometraje. Así como sus interpretaciones, los aspectos técnicos del film están muy cuidados. Entre ellos destaca sobre todo la fotografía y la música.

Kazmarez recurre a su estilo habitual para estimular el lado más melancólico de la película. La añoranza, la belleza, la calidez son sentimientos que afloran de las notas de esta delicada composición. Los ‘Opening Titles’ introducen el bello tema principal que va apareciendo en varios de los cortes del compacto y que es nuevamente versionado en la última pista, ‘Evening’, Instrumentos de cuerda y coros acompañan a una lenta melodía de piano que engrandece sobremanera las imágenes de la película. En un mismo tono y sin desentonar, Kazmarez nos regala cortes tan perfectos como ‘Anne Arrives’ que nos recuerdan al estilo de composición más clásico de otros de sus colegas como Rachel Portman o Dario Marianelli. Efectivamente, como ya hiciera en Descubriendo Nunca Jamás el compositor utiliza el piano como pilar de toda su creatividad, dejando incluso cortes sin más instrumentos que éste como ‘Befote the Wedding’. Quizás el score puede pecar de ser poco innovador y en determinados momentos, parecerse mucho a Descubriendo Nunca Jamás, pero es indudable que su combinación con las imágenes resulta cuan menos bastante poderosa.

La belleza y la serenidad de esta composición la hacen altamente recomendable sobre todo, en la escucha aislada. Es una lástima que la Academia (que fue pionera en premiar al compositor) y demás círculos no hayan recalado en esta olvidada cinta que posee una de las más logradas partituras del 2007. Sin duda, habrá que seguir con mayor atención la carrera de este compositor.

3notitas