Se enviará la contraseña a tu correo electrónico.
Shrek_Forever_After-front

Shrek. Felices para siempre
Shrek. Forever after

Nota: 6,5/10

Compuesta y producida por:
Harry Gregson-Williams
Orquestada por:
Ladd McIntosh, Jennifer Hammond, Geoff Stradling & Kevin Kliesch.
Música adicional y solos de violín de:
Halli Cauthery
Duración: 42:32
Sello: Varese Records
Fecha de lanzamiento: 25 de mayo de 2010
Disponibilidad: A la venta en edición física en la distribución habitual. Su digital se puede adquirir en Amazon y en iTunes.

{youtube width=»250″ height=»120″}VveLYNCL7pQ{/youtube}
Suena ‘Rumpelstiltskin’

Shrek Felices para siempre es la cuarta y última adaptación de la parodia de cuentos de Dreamworks. Su primera cinta tiene el insigne honor de ser la primera película en recoger el Oscar a la mejor producción de animación en 2001 batiendo a Monstruos S.A. que también recibió un Oscar y que promete vengarse con una secuela en 2011. Por aquel 2001, la caída en picado de los estudios Walt Disney favorecieron este chiste con vos propia y mucha gracia de la competencia que fue incluso nominada a la estatuilla de mejor guión adaptado. Sus secuelas simplemente no han estado a la altura. La segunda parte, Shrek 2 (2004) consiguió, casi sin méritos, otras dos candidaturas (mejor film de animación y mejor canción), y la tercera, Shrek Tercero (2007), absolutamente infame, fue la confirmación de que Dreamworks estaba viviendo demasiado «del cuento». Para esta cuarta entrega se ha querido dejar claro que no habrá más películas y se ha intentado remontar las malísimas críticas. Shrek Felices para siempre sitúa al famoso ogro en su cálido Muy Muy Lejano, integrado en su rutina diaria, con un secreto anhelo por rememorar los viejos tiempos de ogro (arranque muy parecido al de Los increíbles o Monstruos S.A). Un carismático personaje llamado Rumpelstiltskin le tentará a firmar un pacto que sumirá a nuestro héroe en una realidad alternativa (a lo Perdidos) donde los roles de sus amigos ya no son como los recuerda.

Tras un preámbulo un tanto decepcionante en taquilla, y todo pese a exhibirse por primera vez en la saga, en 3D, la película se ha colocado número uno en el box office y parece que el público norteamericano empieza a responder aupándola por delante de otros estrenos como Sexo en Nueva York 2. En lo que a las críticas se refiere, sigue sin convencer a la prensa, pero deja mejor sabor de boca que las anteriores secuelas del ogro. Sus posibilidades en la carrera por los Oscar son muy bajas. Dreamworks, en estado de gracia por los beneficios y los elogios para Cómo entrenar a tu dragón, probablemente eche los restos en una campaña única para arrebatarle el Oscar a Pixar con esta cinta. Quizás si este año se repiten las cinco plazas y los animadores se atreven a despedir la saga podría entonces colarse.

Pero centrándonos ya en el compacto que nos ocupa, su autor no podía ser otro que Harry Gregson-Williams, el artífice de todas las partituras. Con aún muy fresca su música para El príncipe de Persia: Las arenas del tiempo, la primera pregunta que nos hacemos es si ha habido un cambio significativo desde la primera Shrek de hace casi diez años. En efecto, por aquel entonces este músico no era muy conocido, y menos su colaborador, John Powell, quien ha acabado arrancándole el trono del mejor padawan de Hans Zimmer. La primera banda sonora (nominada a los BAFTA, si es que esto es indicativo de algo) era un esfuerzo muy elocuente, sobre todo, por su acertadísimo tema principal. La mejor quizás sea Shrek 2, presentada como una partitura más clásica y temática, y la peor Shrek Tercero, que funcionó más como un refrito de anteriores temas. Pero si ponemos en conjunto las cuatro, esta última, Shrek Felices para siempre, deslumbra como el mejor esfuerzo temático e incidental de toda la saga. Y esto se debe sobre todo a dos grandes aciertos. El primero es desdeñar todo lo molesto y facilón del engorroso estilo de Hans Zimmer (percusiones fuertes, mezclas artificales, etc). La contención sonora en la expresión melódica de la partitura es ejemplar, otogándonos momentos de cristalina suavidad instrumental, algo muy inaudito ultimamente en las producciones de Remote Control. Y quizás lo más loable, es la creación una excelente personalidad musical para lo mejor de esta película, el villano Rumpelstiltskin.

Gregson-Williams sigue aplicando a esta partitura la archiconocida melodía de 2001, que describe la parte más bucólica de la historia, asociado frecuentemente al personaje de Fiona, y que se puede escuchar en el corte ‘Once (More) Upon a Time’. Y es que uno de los fuertes de esta partitura es su dedicación dramática, que es muy elevada en el conjunto de la partitura. El músico la transfiere a escena sobre todo con esta melodía en cortes como ‘Fiona doesn’t love me’ o ‘His Day is Up’. También la sintonía dedicada al ogro verde recibe una muestra sinfónica muy alegre en la pista ‘Same Day, Every Day’ y altamente excitante emotiva en el breve epílogo ‘Never Been Better’. La mayor parte de los temas recogen tangencialmente estas dos ideas pero las integran ejemplarmente en un conjunto temático muy sólido y muy bien presentado. El tercer tema, el de Rumpelstiltskin, es una amalgama de varias piruetas musicales sensacionalmente ejecutadas. Gregson-Williams indaga con cabriolas instrumentales (como grotesco solo de violín en ‘Rumpels Kingdom’) en la mente del bellaco pelirrojo y literalmente clava el tratamiento musical de su mundo. Todas estas ideas para el anti-héroe, junto a un bello tema dramático a violín dedicado a él, se pueden escuchar en los temas ‘Rumpelstiltskin’, ‘Shrek sings the deal’, ‘Rumpel’s Kingdom’ y ‘Rumpel’s Announcement’.

En conclusión, todos aquellos que pensaban que la saga ya no podía dar más de sí, deberían revisitar antes este score, ya que sin duda, es un más que digno trabajo de despedida. Gregson-Williams convence con una narrativa musical que se quita de anteriores estridencias y que hace florecer un ritmo musical muy cuidado y variopinto.

LO MEJOR: La presentación de los temas del trío protagonista: La damisela Fiona, el héroe Shrek, y la novedad, el fantástico imaginario musical para el villano Rumpelstiltskin.

LO PEOR: Algunos de sus logros provienen de pequeños triunfos en partituras anteriores y su efecto, siendo justos, no es del todo original.

EL TEMA: ‘Rumpelstiltskin’

Pistas

01. Once (More) Upon A Time (01:59)
02. Rumpelstiltskin (03:30)
03. Same Day, Every Day (03:32)
04. Shrek Signs The Deal (03:36)
05. Rumpel’s Kingdom (04:21)
06. The Exit Clause (02:36)
07. Ogre Resistance (01:50)
08. “Din Din!” (00:28)
09. Rumpel’s Announcement (03:17)
10. Planning The Attack (02:10)
11. Fiona Doesn’t Love Me (03:17)
12. Deal Of A Lifetime (03:04)
13. The Main Event (01:49)
14. Rumpel’s Defeat (02:22)
15. His Day Is Up (02:43)
16. Never Been Better (01:31)