La categoría de mejor actor invitado en drama en esta edición de los Emmy enfrenta a dos actores recurrentes por el mismo personaje con tres primeras nominaciones. Aparte del ganador, el que aparece con más posibilidades en todas las quinielas, lo que parece más claro es el límite entre actor de reparto e invitado es muy confuso, sobre todo en los casos de Rupert Friend y Nathan Lane, que en mi opinión deberían tener consideración de secundarios.

Damian LewisRupert Friend
por Homeland

Hasta el momento en el que vimos aparecer a Rupert Friend en Homeland, apenas algunos le recordábamos, no ya tanto por Orgullo y prejuicio versión Joe Wright, sino por haber sido novio de Keira Knightley en aquella época. Su personaje de Peter Quinn en la magnífica serie de la cadena Showtime hasta ‘Q&A’ no pasaba de ser un agente de la CIA con pocos minutos de pantalla y cierto halo de misterio, un misterio cuyo interrogante principal es por qué leches le mete Estes en la investigación de Brody. Y he aquí que de repente su aparente frialdad se transforma en violencia pura, que ejerce sin que se le mueva un pelo del flequillo. Su cara a cara con Brody, además de preparar el terreno para lo que viene a continuación en el episodio, aporta a Quinn una dimensión nueva, una relevancia que se apoya en unas formas y unos rasgos algo impenetrables, casi carentes de expresión. Supongo que basta con la mención para premiar la interpretación de Friend, pero me alegro de que se reconozca el valor del comedimiento en su trabajo, en una nominación que más bien parece una manera de destacar la calidad de uno de los mejores episodios de la serie, y de la ficción televisiva en general.

20130905emmymorsepqRobert Morse
por Mad Men

Morse recibe su cuarta nominación por el personaje de Bertram Cooper, un personaje que apenas tiene unos pocos minutos por episodio y cuya fuerza reside en poder meter un par de frases impactantes aquí y allá. Su intermitente aparición en la categoría en los últimos años debe de obedecer más a cuestiones emocionales, al cariño que deben de tenerle al actor los votantes de los Emmy, porque desde luego suelen nominarse interpretaciones mucho más memorables por unas u otras razones. No figura como favorito en ninguna encuesta, así que probablemente su recurrente nominación se quede nuevamente sin premio en esta edición de los Emmy.

20130905emmyhamlinpqHarry Hamlin
por Mad Men

En muchas ocasiones los motivos que hay detrás de una nominación en estos premios es una intención de hacer justicia. Me da la impresión de que este es uno de estos casos. Harry Hamlin nunca fue nominado por su relevante personaje de Michael Kuzak en La Ley de Los Ángeles, la serie de abogados más importante de la televisión hasta la llegada de The Good Wife, aunque sí lo fuera en los Globos de Oro. Y su aparición en ocho episodios de Mad Men han recordado al público americano al sólido actor que es, aunque como en el caso de Robert Morse, sus apariciones como Jim Cutler no consistan en más que apenas unos minutos en cada episodio y una buena escena en la mesa de reuniones en “A Tale of Two Cities”.

20130905emmybucatinskypqDan Bucatinksy
por Scandal

Aunque a mí me resulte incomprensible el éxito de Scandal, una serie que para mí no llega los niveles de calidad exigibles para unos premios (ni siquiera la protagonista Kerry Washington debería estar nominada), es cierto que en ella hay constantes apariciones de actores que de repente, en una escena, hacen que el actor suspire de alivio ante tanta incongruencia. Una de las mejores escenas de la serie es la que protagoniza junto a su pareja, el Secretario del Gabinete, en el capítulo ‘Nobody Likes Babies’, en la que en una conversación muy emocional se revela la lucha interna del personaje, que se debate entre la lealtad a su compañero sentimental y la amenaza de cárcel si miente ante el Tribunal Supremo. Si no fuera porque la serie no parece gozar del favor de los votantes, Bucatinski sería un fuerte contendiente en la categoría.

20130905emmylanepqNathan Lane
por The Good Wife

Desde luego, los dos favoritos de la categoría son los candidatos de The Good Wife. En la estupenda serie de abogados, Nathan Lane hace que un personaje que podría quedarse como una amenaza de fondo a lo largo de toda la temporada, quede fijado en la memoria del espectador gracias a sus cortas pero agradecidas escenas con Julianna Margulies o Matt Czuchry. Sucede además que Nathan Lane es un actor muy querido en EEUU, tanto por sus trabajos en cine y televisión como por su carrera teatral (un cariño que se refleja en la doble nominación de este año), un actor de esos que deseas ver siempre, haga lo que haga, lo cual le sitúa en muy buena posición para llevarse el premio este año.

20130905emmyfoxpqMichael J. Fox
por The Good Wife

Pero el que para mí es el que debe llevarse el premio es Michael J. Fox, que recibe este año su tercera nominación consecutiva por su personaje de Louis Canning en The Good Wife. El actor, que ya tiene cinco Emmys de un total de 16 nominaciones, aprovecha todas las ocasiones de enfrentamiento en juicio con Alicia Florrick para dar verdadero y delicioso espectáculo, y su personaje ha dejado de ser un grano en el culo para la firma Lockhart Gardner para convertirse en un secundario complejo con motivaciones profundas.

 

Ganará: Michael J. Fox por The Good Wife
Debería ganar: Michael J. Fox por The Good Wife