Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.

Cuando hablamos de la categoría de mejor película de animación en los últimos tiempos la verdad es que podemos encontrar cualquier calificativo menos el de emocionante. Una categoría que queda a merced del dominio artístico y casi monopolístico de Pixar. Este año no es una excepción y nos encontramos con el momento más cantado de la noche: Wall·E siendo coronada como mejor película de animación.

{youtube}dnrAKKC2Zd4{/youtube}
Con el triunfo de Wall·E, que llega a la noche de los Oscar con un meritorio saldo de 6 candidaturas, Pixar seguirá afianzando su hegemonía en este tipo de películas siendo la cuarta estatuilla para un largometraje de la compañía tras los logrados en esta misma categoría por Buscando a Nemo, Los increíble y Ratatouille. No parece que en el futuro vaya a cambiar el panorama en exceso. Pixar ya tiene preparada una nueva maravilla (en su caso siempre lo es) llamada Up, que se estrena en Mayo en Estados Unidos y que también dará que hablar. Mientras las demás apuestan sobre seguro dentro del estilo animado habitual, Pixar siempre da un paso más hacia delante, “hacia el infinito y más allá” como diría el bueno de Buzz Lightyear en el primer largometraje de la compañía de John Lassetter, Toy Story.

La campaña para que Wall·E lograra la nominación a mejor película en los Oscar fue bastante importante en los medios de Internet. Finalmente una Academia que no se casa con nadie decidió dejarla en su categoría habitual además de en otras cinco candidaturas técnicas. Sin duda, pocos pueden negar que Wall·E es uno de los hitos del año con ese homenaje al mejor cine, a una historia de amor como las de siempre, junto a un mensaje ecologista muy contemporánea. Para muchos, Wall·E es más que una película, es un estilo de vida, es una forma de hacer las cosas como pocos lo hacen ya: con cuidado, con mimo y con detalle. En definitiva, del material del que se hace el arte.

{youtube}RwWUsqjY_Wc{/youtube}
Kung Fu Panda nace con el sello de Dreamworks, la única marca que tiene medios para amenazar (de momento infructuosamente) el liderazgo de Pixar. La historia del oso panda que aprende Kung Fu cuenta con muchos valores animados con un ingrediente fundamental en este género, el de entretener. Ha sido un éxito de taquilla además de contar con las voces de Jack Black y Dustin Hoffman. Como película es divertida y se pasa un rato agradable pero no perdura en el recuerdo como lo hacía Shrek. Fue justamente en ese momento cuando Pixar emergió llegando al lugar que ha ocupado ahora y cuando Dreamworks se quedó a medio camino sin poder llegar a repetir el éxito que logró con la historia del ogro verde.

Kung Fu Panda ha dado la sorpresa en la más reciente edición de los Annie (el gremio de animación) arrasando frente a Wall·E. Es una entelequia pensar que esto ocurrirá en los próximos Oscar. Los del gremio de animación tienden a apostar por ese cine más convencional, más típico. No todo el mundo en la profesión ve con buenos ojos estos alardes de dominio de una productora que marca en cada trabajo un techo más alto.

{youtube}9np5OHor-uQ{/youtube}
La última opción de la terna es Bolt, la historia de un perro que se cree superhéroe. Es la apuesta de Disney en la que se ve ya la mano de John Lassetter, uno de los nuevos jefazos de la compañía. Sobre todo por su habilidad para conectar con el espectador. Los niños de ahora no son iguales que los de hace una década y ahora las películas animadas no van sólo dirigidas a ellos. Bolt es superior a anteriores películas Disney y es el inicio de una prometedora relación entre Disney y Lassetter.

Quién ganará: Wall·E (Batallón de limpieza)

Quién debería ganar: Wall·E (Batallón de limpieza)

Tu quiniela: