SPIDERMAN 2(Sam Raimi, 2004): LA MEJOR PELÍCULA DE SUPERHÉROES DE LA HISTORIA DEL CINE

“Spider-man” ya fue un enorme éxito de taquilla y de crítica y las secuelas no suelen ser muy productivas artísticamente, pero las historietas del hombre araña dan para mucho y la segunda entrega se estrenó en junio de 2004 con una serie de halagos solo reservados a las más grandes. ¿Por qué el crítico de cine más famoso de Estados Unidos, Rogert Ebert, dijo que estábamos ante la mejor película de superhéroes de la historia del cine?
“Spider-man 2” amplía el desarrollo de personajes que tanto había gustado en la primera hasta el punto de que el traje de superhéroe no aparece hasta bien entrada la media hora de película. Peter Parker es un ser desgraciado y el guión lleva sus desdichas al extremo: pierde empleos, su tia May está al borde de la ruina y no puede ni acudir al estreno de la obra en la que Mary Jane aparece como actriz ya que sus tareas heróicas no le permiten tener tiempo libre. Así es como decidirá dejar de ser Spider-man. En primer lugar, el humor con el que se contruyen las desgracias de Peter nos lo hace mucho más cercano y las sobreactuaciones del villano de turno (el Duende Verde) que tanto irritaban en la primera entrega son aquí limadas por un maravilloso Doc Octopuss, cuya maldad deviene de unos brazos mecánicos y del sentimiento de culpa ante la muerte de su esposa.

Sam Raimi construye escenas tan llenas de humanidad que son un milagro en este tipo de cine. Así, cuando vemos a Peter Parker dejando de ser Spiderman al ritmo de la famosa “Raindrops keeps falling on my head” o cómo cuenta a su tia May la responsabilidad de la muerte de su tio Ben sin música de fondo y con la templanza de los planos fijos propios de un drama bergmaniano, sabemos que Sam Raimi ha conseguido algo grande. Hay incluso una escena a bordo de un tren cuya emotividad se basa en ser un homenaje a unaanáloga del “Espartaco” de Stanley Kubrick;sí, todos los ciudadanos “son Spiderman” si se trata de defenderlo.

Pero sin duda alguna, lo mejor que pudo hacer Raimi es tomarse las escenas de acción con humor cómplice. El ataque de los brazos mecánicos del villano se convierte en una especie de refrito de serie B con gritos aterradores que provocan risa y una cámara subjetiva que parece salida de una película más barata y más terrorífica que ésta. El director también usa con tino los ángulos de cámara extremos ( los contrapicados de Peter cuando tira el traje o cuando recupera sus poderes), los planos detalle de la vitriólica mirada de Tobey Maguire y sus dudas existenciales y unas transiciones (Spidey saliendo de la portada de un periódico o reflejado en las gafas del Doctor Octopuss) que hacen del montaje de esta película una auténtica obra de arte. Si a eso añadimos que tanto Maguire como la dulce Kirsten Dunst y un inmejorable y complejo villano en manos de Alfred Molina están deliciosamente bien, nos encontramos con la fórmula del éxito.

¿La mejor película de superhéroes de la historia del cine? Puede ser. El caso es que “Spider-man 2” es una auténtica maravilla, un melodrama con personajes de carne y hueso, con espectáculo a raudales y con un ritmo, un humor inteligente y una capacidad de sorprender poco habituales en una película tan comercial.

VALORACIÓN: