20120725 Nolanport

Nolan se despide de Batman con esta carta

20120725 Nolan

Se sea partidario o no de la visión de Batman que Christopher Nolan ha plasmado en la trilogía del Caballero Oscuro, lo cierto es que ha cambiado el modo en que los superhéroes salen reflejados en la gran pantalla. Ahora, tras el estreno de la última parte, The Dark Knight Rises, en medio de múltiples polémicas cinematográficas y extracinematográficas, el director londinense ve publicado, como prólogo a The Art and Making of The Dark Knight Trilogy, libro de reciente aparición sobre el rodaje de las tres películas de Nolan, un texto escrito en plena postproducción de esta última y que se podría retitular como “Carta de Despedida al Caballero Oscuro”. A continuación ofrecemos la traducción de dicho texto.
 
“Alfred. Gordon. Lucius. Bruce . . . Wayne. Nombres que han llegado a significar mucho para mí. Estoy a tres semanas de decir el adiós definitivo a estos personajes y su mundo. Mi hijo cumple nueve años. Nació cuando estábamos ensamblando las piezas de la maqueta del Acróbata. Mucho tiempo, muchos cambios. Un gran cambio, desde los platós en los que un tiroteo o un helicóptero eran sucesos extraordinarios a los días de rodaje en los que trabajar con hordas de extras, construir demoliciones o desastres a cientos de metros por encima del suelo se han convertido en algo habitual.

La gente me pregunta si desde el principio teníamos planeado hacer una trilogía. Es como si me preguntasen si siempre tuve planeado crecer, casarme o tener hijos. La respuesta es complicada. Cuando David y yo empezamos a desmadejar la historia de Bruce, coqueteamos con la idea de averiguar qué pudo suceder después, y luego dábamos marcha atrás porque no queríamos indagar demasiado en el futuro. Yo no quería saber todo lo que Bruce no podía; quería vivirlo con él. Les dije a David y Jonah que pusieran en cada película todo lo que sabían en el momento de hacerla. Todo el reparto y el equipo dieron todo lo que tenían en la primera. No se guardaron nada. No guardaron nada para la siguiente. Construyeron una ciudad entera. Y después Christian y Michael, Gary y Morgan, Liam y Cillian empezaron a vivir en ella. Christian dio un buen bocado a la vida de Bruce y lo convirtió en algo muy absorbente. Nos introdujo en la mente de un icono del pop y nunca nos permitió que nos diésemos cuenta, ni por un instante, de la naturaleza fantástica de los métodos de Bruce.

Nunca pensé que fuéramos a hacer una segunda.¿Cuántas secuelas buenas hay? ¿Para qué jugar esa carta? Pero una vez que supe adónde llevaría a Bruce, y cuando empecé a vislumbrar al antagonista, se convirtió en algo esencial. Reunimos al equipo y volvimos a Gotham. Todo hacía cambiado en tres años. Más grande. Más real. Más moderno. Y una nueva fuerza del caos se situaba en primer plano. El payaso más terrorífico tal y como le dio terrorífica vida Heath. No nos habíamos guardado nada, pero  había cosas que no habíamos podido hacer la primera vez: un traje de Batman con el cuello flexible, rodar en Imax. Y cosas que nos habían acobardado: destruir el batmóvil, quemar el dinero del malo, manchado de sangre, para mostrar el completo desprecio por las motivaciones convencionales. Tomamos la supuesta seguridad de una secuela como permiso para tirar las precauciones por la ventana y dirigirnos a los rincones más oscuros de Gotham.

Nunca pensé que fuéramos a hacer una tercera. ¿Hay alguna tercera secuela que sea buena? pero yo me seguía preguntando por el final del viaje de Bruce, y una vez que David y yo lo descubrimos, yo tenía que verlo con mis propios ojos. Habíamos regresado a lo que apenas nos habíamos atrevido a susurrar en aquellos primeros días en mi garaje. Habíamos estado haciendo una trilogía. Volví a llamar a todo el mundo para emprender una nueva visita a Gotham. Cuatro años después, aún estaba allí. Incluso parecía un poco más limpio, un poco más brillante. Wayne Manor había sido reconstruida. Los rostros familiares estaban de vuelta, un poco más viejos,un poco más sabios… Pero no todo era lo que parecía.

Gotham estaba pudriéndose desde los cimientos. Un nuevo villano surgía de sus entrañas. Bruce había pensado que ya no necesitarían a Batman, pero se equivocaba, igual que yo me equivocaba. Batman tenía que regresar. Supongo que siempre tendrá que hacerlo.

Michael, Morgan, Gary, Cillian, Liam, Heath, Christian . . . Bale. Nombres que se han convertido en algo muy importante para mí. Mi tiempo en Gotham, cuidando de una de las figuras más grandes y duraderas de la cultura pop, ha sido la experiencia más exigente y gratificante que un cineasta pudiera esperar. Echaré de menos a Batman. Me gusta pensar qué él también me echará de menos, pero nunca ha sido demasiado sentimental.”