Se enviará la contraseña a tu correo electrónico.
'Beautiful Boy'
Drama familiar
El intento de rescate de las drogas de un joven por parte de su padre, lastrado por el largo metraje y los formulismos
2.5
Convencional

La aventura americana de Felix van Groeningen vence con saldo negativo. Basado en el libro del periodista David Sheff, Beautiful Boy es un drama familiar sobre los múltiples intentos de un padre por sacar a su hermoso hijo del infierno de las drogas. La película ofrece momentos de emoción centrados en la relación paternofilial, pero se ve lastrada por el excesivo metraje y por un relato rutinario de lo que supone tener un drogadicto en casa.

Groeningen, a base de flashbacks a diferentes épocas en la infancia y adolescencia del chaval, intenta remarcar demasiadas veces lo brillante que es el chico y lo especial que es su amor mutuo, y lo buen padre que es David y tarda demasiado en llegar a lo que mejor se le da: el relato puro de la incomprensión y de la frustración, la conclusión de que el amor no es suficiente, la búsqueda de culpables y el repaso del pasado para intentar averiguar dónde se ha podido fallar.

Es en esos momentos donde la narración se hace más dura y más veraz, y donde consigue mayor emoción y conexión con el espectador. Steve Carell está a la altura y logra convencer en su construcción de padre tierno, divertido y amable, pero resulta artificial en las secuencias de mayor intensidad dramática, cuando tiene que mostrar más dolor, enfado o resignación. Sin embargo, Timothée Chalamet ofrece una interpretación sensible y dura, extrema en muchos casos, en un personaje que da para muchos tics y estereotipos que, aunque no evita, si corrige y es capaz de sobreponerse a ellos a fuerza de verdad.