Tras la petición expresa de uno de los lectores, he convenido reunir las diez mejores partituras del 2008 para el que escribe. Entre ellas, algunas favoritas y otras olvidadas. Una selección para un año que no ha dado muy buenos trabajos en general. Tú también puedes opinar ¿cúales son tus favoritas?

duchess10. La duquesa, Rachel Portman
Posiblemente no es la mejor partitura de la compositora de Hollywood pero es una partitura muy bien trabajada, elegante y servicial. Con un excelente tema principal contribuye a crear un clima cortesano y a la vez inquietante con un tono de orquestación tradicional (Portman es de los pocos compositores que sigue trabajando con lápiz y papel).

9. El Incidente, James Newton Howard

Se podría decir que este compositor ha tenido un gran año. Su última colaboración con M. Night Shyamalan con el que ha conseguido sus mejores trabajos, obtiene aquí su último fruto. Estamos ante una partitura que mezcla el lirismo con la tensión de un modo muy eficaz. Prácticamente todo el compacto se refiere a música incidental pero muy bien trabajada. Sus dos últimos cortes son dos de las mejores piezas deeste año.

hellboy2
8. Hellboy II: El ejército dorado , Danny Elfman Danny Elfman tendrá la nminación al Oscar por Mi Nombre es Harvey Milk, notable esfuerzo en el campo dramático, pero sin duda, nos quedamos con su toma de testigo en el departamento oscuro, el que mejor se le da. Su continuación del score de Beltrami es sólido, eficaz y atractivo, y nos devuelve a un Elfman que hace tiempo que queríamos escuchar. No es el de Eduardo Manostijeras pero va por el buen camino.

7. Resistencia, James Newton Howard
Una partitura de la que ya hablamos en este blog y que reedita su lado más lírico de aquella maravillosa El Bosque. Gran romanticismo, el violín de Joshua Bell absolutamente desgarrado y unos excelentes temas de acción. Es cierto que tenía El Caballero Oscuro este año, pero esta es su opción más seria y así lo ha destacado también la Academia. ¿Qué más se le puede pedir? Sólo una cosa, que siga trabajando tan bien como lo hace. ¿Para cuando un Oscar?


crime_oxford6. Los crímenes de Oxford, Roque Baños
Una música efectista y elegante que se ciñe al espíritu de la película y cuyo tema de amor es una de las mejores piezas de la música de cine española del año pasado, como ya es habitual en este músico. Hablamos por tanto de una combinación muy bien equilibrada de suspense y ensoñación. Una música oscura, pero a la vez bastante evocadora que Baños sabe hilvanar de una forma pausada.

igor5. Igor, Patrick Doyle
Gran banda sonora del maestro Doyle que se sienta al piano para deleitarnos con monstrusas y finas melodías. Una absoluto regocijo tenebroso para nuestros oídos. Como está el cine de animación, oiga!

4. Horton, John Powell
Pero qué divertido es este compositor. ¿Quién me iba a decir que iba a disfrutar tanto con esta partitura? Es fresca, divertidísima, variada, vamos como una ensalada. Muchos temas, ¿demasiados? Qué más da, si son todos estupendos. Y si quieres, Powell te los sirve toditos en la Horton Suite para que te lo pongas en tu mp3 de camino al trabajo. Nunca escuchar una partitura fue más divertido que ver la película. Una explosión de melodías al más puro estilo dibujos animados. Que le den más películas que está sembrado!

3. Las Crónicas de Spiderwick, James Horner
Horner opta por no plantear una partitura de grandes temas identificables sino que la construye en favor de un ambiente sonoro indefinido pero muyconsistente. Junto a ello, prima la forma, la belleza y el disfrute de la música en conjunción con las imágenes. Gran variedad temática y mucha nostalgia en un rejuvenecido Horner. Magnánimos y evocadores pasajes fantásticos oscuros y luminosos. Qué disfrute.

Desplat es que no falla casi nunca. Elegancia, estilo, variedad temática, etc. Una partitura low key que se saborea intuitivamente en la película y que le da un tono místico y melancólico. Yo no me imagino a Cate Blanchett sin esos instrumentos de cuerda y esas flautas tan evocadores. ¿Alguien duda de que esto se merece el Oscar? Sólo lo dudan los académicos, el resto lo tenemos muy claro, tiene talento.

1. The Reader (El Lector), Nico Muhly
Nico Muhly es un joven un tanto excéntrico y otro poco de disciplinado que ya había trabajado en una partitura para un filme de terror llamada Joshua. Es más conocido por sus fans por componer su propia obra instrumental y vender su etiqueta de “chico talento de la música clásica”. Entre los cinéfilos, le conocemos por haber colaborado con Philip Glass. Con sólo 27 añitos construye ante partitura encomiable. No sólo en estilo y estructura aprueba esta partitura sino también en su vertiente emocional.