Se enviará la contraseña a tu correo electrónico.

Antonio de la Torre ya tiene un Goya. Luis Tosar ya lleva tres. Javier Bardem suma nada menos que cuatro. Seguramente son los tres actores más relevantes de una generación entera del cine español. A la pugna está convidada una estrella estadounidense, Ryan Reynolds, que obtiene así su primera candidatura a un premio importante.

{youtubejw width=»600″ height=»369″ img=»goyatlon/2010/actorprotagonista1.jpg»}5MOOMKOojPs{/youtubejw}

Javier Bardem por
Biutiful

Pablo López
Más allá de las opiniones que se puedan tener sobre una película como Biutiful, es de justicia reconocer la inconmensurable y magnífica labor de interpretación que realiza Javier Bardem en la película. Uxbal, ese pequeño gran ser humano, hilo conductor de la historia, con conflictos interiores casi tanto o más importantes que sus conflictos exteriores, es un hueso duro de roer para cualquier actor, pero Bardem ha logrado una interpretación de las que dejan huella, con una sensibilidad a flor de piel y un nivel de empatía por encima de la media, que hace al espectador sentir, padecer y sufrir como el propio protagonista. El actor, que ya consiguió el premio a la mejor interpetación en Cannes por este mismo papel, compite también por el Oscar con este mismo personaje, y con ésta suma su candidatura número ocho, cuatro de ellas resultando ganador.

GOYATLÓN 2010: Actor protagonista

Antonio de la Torre por
Balada triste de trompeta

Samuel Pérez
Tras más de una década siendo uno de los secundarios de oro del cine español (Flores de otro mundo, La comunidad, El séptimo día… entre muchísimas más), su carrera dió un vuelco gracias a dos nombres: el primero fue Almodóvar, que en el 2006 le incluyó en el reparto de Volver y consiguió que nos fijáramos más en él; el segundo es su «hermano» Daniel Sánchez Arévalo, que ha contado con él para todos sus largos y por quién consiguió sus dos nominaciones al Goya, como secundario por Azuloscurocasinegro y como protagonista por Gordos, llevándose a casa el primero. Este año compite por Balada triste de trompeta y bien podría compartir esta nominación con su compañero Carlos Areces, con el que se complementa a las mil maravillas en este crescendo de violencia y (auto)destrucción. Su Sergio, el payaso tonto, pone los pelos de punta con una presencia física arrolladora, apoyada en un maquillaje inquietante, de las que se queda en la retina.

{youtubejw width=»600″ height=»369″ img=»goyatlon/2010/actorprotagonista3.jpg»}k5eKJMMnFX4{/youtubejw}

Ryan Reynolds por
Buried (Enterrado)

María Pérez
Llevar todo el peso de la película, soportar ese primer plano constante y encima tener que estar metido en un cajón los 17 días de rodaje no debió de ser fácil para Ryan Reynolds. Y no nos referimos sólo del desgaste físico que debió de suponer. La verdad es que Buried (Enterrado) es sorprendente y gran parte de ese asombro la produce la gran variedad de registros que despliega este actor, uno de los factores fundamentales para que la película de Rodrigo Cortés no se haga aburrida en ningún momento. Pasar del agobio a la desesperación, a la risa producida por lo absurdo de todo, un absurdo existencial, el desconcierto, un momento de ternura y la derrota final es fruto de un trabajo duro y minucioso, más difícil que el de alguno de sus rivales y, si no fuera porque carga con la desventaja de ser estadounidense, se llevaría el premio de calle.

GOYATLÓN 2010: Actor protagonista

Luis Tosar por
También la lluvia

Fernando de Luis-Orueta
Es la quinta nominación a los Goya de Luis Tosar y, si se lo llevara, sería su cuarta estatuilla. Sólo la perdió con otra película de Icíar Bollain, Flores de otro mundo. Pero con Bollain y Te dos mis ojos ganó, en cambio, su segundo cabezón. El más reciente es del año pasado, con su tremendo Malamadre de Celda 211. Este año compite con un personaje que le permite demostrar su enorme versatilidad. Costa, ese productor de cine tan familiar para los votantes de los Goya, áspero y pesetero pero capaz de convertirse con toca en un líder con dotes para la motivación de su equipo. La filigrana llega en la recta final de la cinta, cuando el personaje torna quijotesco y sobre los hombros de Tosar recae la responsabilidad de hacerlo creíble. Y vaya si lo consigue. Hasta ahora se admiraba su voz y su gestualidad, pero en También la lluvia es su mirada la que hace el trabajo. La que le ha llevado a la madurez interpretativa.
Ganará: Javier Bardem por Biutiful

Debería ganar: Javier Bardem por Biutiful