GOYATLÓN 2012: Actor revelación

GOYATLÓN 2010: Actor revelación

Las normas de los Goya impiden que en esta categoría figuren algunas de las auténticas revelaciones del año, como Carlos Areces, protagonista de Balada triste de trompeta, inscrito el año pasado en esta compeitción por la pantomima de Spanish Movie. Tampoco figuran los niños que han dado la mejor interpretación infantil del año, los del reparto de Héroes. Pero los cuatro actores que compiten -dos niños, dos mayores- están aquí por derecho propio.

{youtubejw width=”600″ height=”369″ img=”goyatlon/2010/actorrevelacion1.jpg”}dBcurr_kIww{/youtubejw}

Francesc Colomer por Pa negre

María Pérez
Francesc Colomer y su mirada. Quizá sea esto lo que cautiva de verdad de Pa negre desde el momento en que el niño sale en pantalla. Aparte de que lleva escrita en su rostro la palabra posguerra, sus ojos (los suyos y los de su amiga Marina Comas) son los que ayudan a Villaronga a introducir en la película una dosis de poesía, de misterio y de fantasía en un mundo que dominan el odio, la violencia y las mentiras de los mayores. Pero también es una mirada tierna que se va transformando, una mirada cuya inocencia se ve interrumpida por el horror y la miseria, y que la crueldad del ambiente en el que vive contamina y transforma en la de un pequeño monstruo. Desde luego, sin estos ojos y este niño Pa negre sería una película que hemos visto ya miles de veces. Y quizá Francesc Colomer no halle en su carrera futura una oportunidad mejor que esta de llevarse un Goya.

{youtubejw width=”600″ height=”369″ img=”goyatlon/2010/actorrevelacion2.jpg”}saNUEGfcfF0{/youtubejw}

Oriol Vila por Todas las canciones hablan de mí

Fernando de Luis-Orueta
No se puede decir, en modo alguno, que Oriol Vila sea un recién llegado. Desde que tenía 17 años ha ido enlazando una serie con otra en la televisión autonómica catalana (la de mayor éxito, El cor de la ciutat) y algún que otro pequeño papel en cine en películas de cierta envergadura como El séptimo día o Salvador. Pero los cinéfilos tienen un recuerdo especial para su extraordinaria participación en Tu vida en 65’, una cinta minusvalorada con un delicado guión de Albert Espinosa, en la que Vila incorporaba al amigo del protagonista con una sutilidad y una verdad difíciles de olvidar. Por ahí van los tiros en Todas las canciones hablan de mí, su primer protagonista, la interpreta al alter ego del director en base a un naturalismo impuesto desde el mismo guión.  Los diálogos son muchas veces tan falsamente espontáneos que se tornan en imposibles y Vila da todo de sí para salvarlos. En circunstancias como esta es dónde se toma la medida a un gran actor.

Juan Carlos Aduviri por También la lluvia

Juan Carlos Aduviri por También la lluvia

Samuel Pérez
La categoría de revelación nunca está exenta de polémica. En muchos casos se otorga este premio a actores que ya están consagrados en la industria (Oriol Vila lleva trabajando desde hace una década) o a niños a los que se les ve que apuntan maneras pero que en muchos casos se quedarán en “proyectos de…” (o no). El caso es que, si hablamos de auténtica revelación, el caso de Juan Carlos Aduviri es de libro. Este profesor de cine boliviano debuta delante de las cámaras en la magnífica película de Iciar Bollaín, También la lluvia, y demuestra que el talento puede salir de los sitios más insospechados. Aunque si bien le faltan tablas en los momentos más dramáticos, imprime una gran fuerza e ironía a su personaje, sin perder la naturalidad innata de los intérpretes amateur. Realmente es una grata sorpresa.

{youtubejw width=”600″ height=”369″ img=”goyatlon/2010/actorrevelacion4.jpg”}nuBiMgaoWUo{/youtubejw}

Manuel Camacho por Entrelobos

Pablo López
El inesperado, aunque limitado, éxito de Entrelobos, la película de Gerardo Olivares, tiene mucho que agradecerle a Manuel Camacho, la verdadera revelación de esta cinta sobre el niño salvaje de Sierra Morena. La conjunción de edad, talento, y carga dramática del personaje, hacen de la interpretación del joven Camacho uno de los puntos fuertes de la película que no deja indiferente a nadie. A su corta edad, destila una naturalidad de la que muchos actores nunca serán capaces de presumir, y da una verosimilitud necesaria a un personaje complejo en su forma para el espectador. Camacho corre el riesgo de ser uno de esos muchos premios precoces, ya que ésta es la primera película del niño, pero desde luego, nadie puede negar, por unas u otras razones, que su trabajo es digno de premiarse.
Ganará: Francesc Colomer por Pa negre

Debería ganar: Francesc Colomer por Pa negre

Tu quiniela: